Caso Palau: La Fiscalía atribuye a Germá Gordó el papel de «conseguidor»

La Fiscalía Anticorrupción considera acreditado que el exconseller de Justicia de la Generalitat Germà Gordó era el «conseguidor o recaudador» de las presuntas comisiones ilegales pagadas por constructoras a CDC a cambio de concesiones de obras públicas. La Fiscalía sostiene que «no existe explicación legal y coherente que justifique la cantidad de gestiones, comidas, interlocuciones y reuniones» que Gordó mantuvo con empresarios, algunas de ellas en la sede de la antigua CDC e incluso en el Palau de la Generalitat. «Gordó ha ido más allá del tráfico de influencias y ha actuado decisivamente para la adjudicación de contratos con las Administración Pública», concluye la Fiscalía. En su exposición motivada al Juzgado de El Vendrell los fiscales consideran que Gordó cometió seis delitos: cohecho, tráfico de influencias, prevaricación, financiación ilegal de partidos políticos, blanqueo de capitales y malversación de caudales públicos.

El sumario del caso del 3% recoge la declaración de un testigo protegido, quien aseguró que en 2006 o 2007 mantuvo una reunión con Artur Mas y con Germà Gordó en la que el primero le informó de que a partir de ese momento todas las adjudicaciones se harían a través del exconsejero. El testigo dijo que no hizo caso y que trataba directamente con los ayuntamientos y años más tarde, cuando Mas era presidente de la Generalitat, Gordó le espetó: «Tú no obedeces; ahora a quién no obedeces es president, a ver qué va a pasar».

Por otro lado, el empresario José Manel Bassols contactó con Mas y con Gordó para interceder a favor de su mujer, la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña Núria Bassols, antes de que fuera fichada como responsable de Transparencia del Govern.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar