El Gobierno pide «calma» a Ciudadanos hasta que declare el presidente de Murcia

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, calificó ayer de «altos y bajos normales» entre dos socios la petición de Ciudadanos para que dimita el presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, y para que se ponga ya en marcha el pacto anticorrupción firmado entre ambas formaciones. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, Méndez de Vigo pidió a Ciudadanos esperar a que Sánchez declare el lunes como imputado por el caso Auditorio, además de insistir en que no está siendo investigado por un escándalo de «corrupción», sino por un posible fallo administrativo, además de recordar que han sido archivadas otras veces causas interpuestas contra él por el PSOE.

El portavoz del Gobierno dijo que lo que sucede en Murcia es «una situación puntual» que no tiene que interferir en la negociación de los Presupuestos de este año, cuyo proyecto aún no ha llegado al Congreso. «Son dos cosas diferentes», recalcó.

Méndez de Vigo, que incidió en que un acuerdo entre PSOE, Ciudadanos y Podemos en Murcia, para tratar de desbancar con una moción de censura a Sánchez, sería «extraño», añadió que los problemas o diferencias que puede haber entre el PP y Ciudadanos por la imputación del presidente murciano y otros, se resolverían mejor si el partido naranja estuviera dentro de los Gobiernos donde existen pactos, una oferta de coalición que, recordó, ya lanzó en su momento el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y que sigue vigente.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, dijo que «la sangre no va a llegar al rio» con Ciudadanos. En una entrevista en Onda Cero, apuntó que «las cosas tienen que ir bien por responsabilidad», tras lo que subrayó que Ciudadanos es un partido responsable». En cuanto al pacto de investidura firmado entre el PP y Ciudadanos, dijo que «goza de buena salud», además de insistir en que el PP está «completamente comprometido» con el cumplimiento, tanto de las seis condiciones previas, como de las 150 incluidas en el acuerdo, si bien, matizó que mayoría de las seis iniciales requieren una reforma constitucional que el PP y Ciudadanos no tienen fuerza parlamentaria suficiente para sacar adelante.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo que el PP «aún puede cambiar de opinión», tras lo que explicó que si busca a un candidato limpio de corrupción, su partido seguirá manteniendo la estabilidad en Murcia. Rivera mostró su voluntad de encontrar soluciones, pero sin dejar de recalcar que no es una opción «tener a presidentes imputados por corrupción que falten al respeto a los ciudadanos».

Por otra parte, los diarios recogen que los secretarios generales de PSOE y Ciudadanos en Murcia, Rafael González Tovar y Miguel Sánchez, respectivamente, se verán el martes o miércoles de la semana próxima para empezar a negociar un posible nuevo gobierno autonómico ante la ruptura del pacto de investidura.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar