Homs reconoce que preparó el 9-N

 

El diputado de PDECat Francesc Homs declaró en el juicio por la consulta independentista del 9-N, que la Generalitat no podía dejar de llevarla a cabo para preservar los derechos de los ciudadanos, que volvería a celebrarla y que el Tribunal Constitucional (TC) no fue claro al prohibirla. Homs aseguró que en ningún momento tuvo conciencia de estar cometiendo un delito e indicó que la providencia en la que el TC ordenó la suspensión del 9-N no le fue notificada personalmente, sino que llegó por correo electrónico al departamento de Presidencia de la Generalitat, a diferencia de otras posteriores que sí ha recibido.

Homs asumió “todos los hechos” que se le imputan, pero negó que haya cometido “un ilícito penal”. Insistió en el que el Govern tuvo que elegir entre los derechos políticos de los ciudadanos y una providencia del Constitucional que, a su juicio, no prohibía claramente el proceso participativo. “No había forma humana de entender el alcance de la providencia”, declaró. Incluso señaló que el Govern pidió una aclaración, pero que ésta “no se produjo”. No obstante, declaró que si hubiera conocido la sentencia del TC, que en 2015 consideró inconstitucional el proceso participativo, “lo hubiera vuelto a hacer”.

En su declaración, Homs recordó que el Govern se replanteó el proceso del 9-N con la participación de la ciudadanía a través de voluntarios para cumplir la providencia del Constitucional de septiembre de 2014, que suspendió la primera convocatoria de consulta.

A preguntas de su abogada, Eva Labarta, consideró un error estar sentado en el banquillo “por poner unas urnas” en un proceso en el que se quiere expresar el 80% del pueblo catalán. Recordó que el anterior ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, habló con el entonces director de la Oficina Antifraude de Cataluña sobre la posibilidad de afinar un expediente ante la Fiscalía para perjudicarle a él políticamente. Asimismo, denunció que entre el 8 y el 9 de noviembre de 2014 recibió un mensaje del Gobierno en el que se le indicaba que si no celebraba la rueda de prensa para informar de los resultados del 9-N no habría actuación de ningún tipo en su contra.

Durante el interrogatorio se produjo un rifirrafe entre el fiscal y Homs, quien le reprochó que interrumpiera sus contestaciones. “En mi casa me enseñaron a no interrumpir”, señaló Homs. “Esto no es su casa, es el Tribunal Supremo”, precisó el presidente de la Sala, Manuel Marchena.

Francesc Homs llegó al tribunal acompañado por una nutrida representación del independentismo catalán, entre ellos el expresidente de la Generalitat Artur Mas y varios miembros del actual Ejecutivo, como la vicepresidenta Neus Munté y el consejero Raúl Romeva.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se refirió ayer al proceso contra Francesc Homs, y subrayó que “está sometido a la ley como los 46 millones de españoles”. Además, replicó que España tiene “muy buena salud”, después de que Homs vaticinara “el fin del Estado español” si finalmente es condenado.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, afirmó que si Homs “se sorprende” por la posibilidad de una condena tras la consulta separatista es porque hasta ahora se ha sentido “impune”.

ABC destaca en su primera que “el abogado del 9-N suspende en Derecho ante el Supremo”. Según este diario, “Homs incurre en contradicciones y errores jurídicos flagrantes en su defensa por desobedecer al TC”. EL PAÍS destaca que “Homs niega la desobediencia pese a admitir que impulsó el 9-N”. En esta línea, LA VANGUARDIA dice que “Homs admite que preparó el 9-N, pero sin intención de desoír al TC”. Por su parte, EL PERIÓDICO señala que “Homs alega que no suspendió el 9-N por no ser una consulta”. EL MUNDO y LA RAZÓN coinciden en resaltar las palabras de Homs en las que critica al TC por su inconcreción: “No había forma humana de obedecer al TC”.

En otro orden de cosas, LA RAZÓN destaca que “TV-3 emite en directo el juicio a Homs pero no el del caso Palau“.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar