Segunda querella de la Fiscalía contra Forcadell por desobediencia y prevaricación

La Fiscalía Superior de Cataluña se querelló ayer contra la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y otros tres miembros de la Mesa por los delitos de desobediencia y prevaricación tras permitir, el pasado 6 de octubre, que la Cámara votara dos resoluciones sobre el referéndum independentista pese a las reiteradas advertencias del Tribunal Constitucional. Se trata del segundo proceso judicial abierto contra Forcadell, que se suma a la querella por permitir que se votasen las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente en la sesión del 27 de julio de 2016.

La querella de la Fiscalía catalana, presentada a instancias de la Fiscalía General del Estado, considera que los miembros de la Mesa del Parlament pusieron en evidencia “su voluntad inequívoca e irreversible de llevar adelante su proyecto político por la fuerza de los hechos consumados, con total desprecio de la Constitución de 1978”. Además subraya la actitud “contumaz y obstinada” de Forcadell de querer “incumplir los mandatos constitucionales” ya que las resoluciones votadas ese día suponían “avanzar en el plan de separación de Cataluña del Estado”.

El fiscal solicita que declaren como investigados Forcadell y los miembros de la Mesa (todos de Junts pel Sí) Lluís Corominas (vicepresidente primero) y las secretarias Anna Simó y Ramona Barrufet. LA VANGUARDIA destaca que la querella “exculpa a Sí que es Pot”, ya que excluye al diputado Joan Josep Nuet, que también votó a favor de debatir las resoluciones del 6 de octubre. La fiscalía entiende que su trayectoria no independentista pesa más que la actuación de ese día, que “no pretendía incumplir los mandatos del TC” sino que actuó en la “creencia errónea” de que hacía lo correcto y que sus votos “no fueron decisivos para la admisión a trámite de las propuestas”.

Carme Forcadell consideró que la Fiscalía ha “desenmascarado su doble vara de medir” y “ha dejado por escrito” que actúa contra “objetivos políticos”. “La querella es puramente política, solo porque hemos cometido el delito de ser independentistas, y es la propia Fiscalía quien lo admite”, indicó. El propio Joan Josep Nuet se solidarizó con los querellados y denunció una “discriminación ideológica” por no incluirlo en la querella, ya que era “consciente” de lo que se votaba en la Mesa.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar