Rato y Blesa, condenados por las “Tarjetas black”

 

La Audiencia Nacional condenó ayer a los expresidentes de Caja Madrid Rodrigo Rato y Miguel Blesa a cuatro años y medio y seis de prisión, respectivamente, por hacer un uso ilícito de las tarjetas black de la entidad. Asimismo, el exdirector general de medios de la entidad Ildefonso Sánchez Barcoj fue condenado a dos años y medio de cárcel como colaborador y cómplice de la “mecánica desarrollada” que contribuyó a mermar “el caudal de Caja Madrid”. Al resto de los 62 condenados se les impuso penas de entre tres meses y seis años de prisión. “

“Se dilapidó el patrimonio” de la entidad, apunta la sentencia de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal, y señala que los expresidentes antepusieron “los fines personales a los intereses sociales, que eran los bancarios y no otros”. A Rato y a Blesa se les considera responsables máximos de los pagos irregulares, por lo que se les hace responsables solidarios de la devolución de los 12 millones de euros gastados.

La sentencia se remonta a mayo de 1988, y explica que durante la presidencia de Jaime Terceiro se acordó “dignificar” las retribuciones de los consejeros a través de tarjetas que complementarían las dietas que recibían con un límite de dinero. Una vez que Blesa llegó al frente de la entidad “propició” que a los consejeros e integrantes de la comisión de control se les facilitase una tarjeta sin justificar el gasto. De este modo, “viabilizó una percepción dineraria que acrecentaba a la dieta”, que llegó a ser ampliada en periodos de “fiestas o vacaciones”, lo que demuestra el “uso particular” contra el patrimonio de la caja. Rato “mantuvo la misma dinámica en todos los aspectos”.

El montante del dinero que representaba el uso de las tarjetas no se incluía en los contratos ni figuraba en el certificado de haberes que Caja Madrid facilitaba cada año a sus directivos para realizar sus respectivas declaraciones de la renta. Por eso, no pagaban impuestos, “a diferencia del importe de las dietas”.

DEVOLVER EL DINERO

A los 65 condenados, la Audiencia Nacional les obliga a devolver el dinero al Fondo de Reestructuración Bancaria y una pequeña cantidad a Bankia, hasta juntar los 12,5 millones utilizados indebidamente más los intereses legales. A Miguel Blesa le hace responsable de 9,34 millones, cantidades dispuestas entre enero de 2003 y enero de 2010 por los usuarios de las tarjetas cuya emisión autorizó, por lo que “responderá conjunta y solidariamente con cada uno de los acusados usuarios de las tarjetas”, si bien se deducirá proporcionalmente las cantidades ya satisfechas. A Rodrigo Rato le responsabiliza de 2,69 millones, lo dispuesto entre febrero de 2010 y mayo de 2012 por los usuarios de las tarjetas cuya emisión autorizó, y también responderá conjunta y solidariamente.

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato aseguró, en declaraciones a Europa Press, que recurrirá la sentencia de la Audiencia Nacional, si bien evitó hacer comentarios sobre la misma.

CCOO, sindicato con el que están relacionados cinco de los acusados, aceptó “con respeto y acatamiento” la sentencia, si bien advirtió de “anomalías” tanto por la similitud de las penas entre personas de distinta responsabilidad como por la comparación con el resultado del caso Nóos.

Andrés Herzog, abogado de la Confederación Intersindical de Crédito, que representa a la acusación particular, declaró estar satisfecho con “el hecho de que hayan resultado todos condenados”

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, aseguró en La noche en 24 Horas del Canal 24 Horas, que con las penas impuestas a Blesa y a Rato se “cierra una etapa” de proceder en el mundo financiero que espera que “no se vuelva a producir”. El PSOE se limitó a afirmar que respeta la sentencia. Miguel Urbán, de Podemos, celebró la condena a los expresidentes de Caja Madrid, pero hizo hincapié en que se trata sólo de “la punta del iceberg” y abogó por “ir mucho más allá”. Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos, pidió responsabilidades políticas por el “latrocinio” orquestado por Blesa y Rato.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar