Rajoy plantea un acuerdo para garantizar las pensiones a largo plazo

 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sostenido en el Senado que es necesario crear empleo y llegar a un entendimiento en el marco del Pacto de Toledo para asegurar el futuro de las pensiones. Además, ha afirmado que, en defensa de los intereses de España, intentará mantener las buenas relaciones con Estados Unidos de los últimos años.

Durante su intervención en la sesión de control al Gobierno celebrada en el Senado, el jefe del Ejecutivo ha defendido que la subida del 0,25% de las pensiones para 2017 se hace aplicando la ley y que si no se hubiera fijado ese porcentaje, no se habrían podido incrementar.

Mariano Rajoy ha argumentado que cuando llegó al Gobierno el sistema establecía que las pensiones se revalorizaran conforme al IPC, pero “nadie lo cumplía”, por lo que se modificó la ley para que lo hicieran en función de la inflación y también de los ingresos y gastos del sistema: “Si hay más ingresos, las pensiones subirán más y si hay menos ingresos, subirán menos”.

El presidente ha respondido al portavoz del Grupo Socialista, Vicente Álvarez Areces, quien le preguntó por las previsiones del Gobierno para mantener el poder adquisitivo de las pensiones, que seguir creando empleo “es la clave” porque cuantas más personas coticen, “mejor les irá a los pensionistas y al conjunto del país”.

Además, Rajoy ha señalado que “hay que intentar llegar a un entendimiento” en el marco del Pacto de Toledo y tomar una decisión alejada del debate político. “A mí me gustaría que hubiera un acuerdo de futuro para dentro de 25 años que haga más objetiva la cuantía de la pensión y no esté al albur de las decisiones de cada momento. Nosotros tenemos la voluntad de llegar a un entendimiento y a un acuerdo”, ha asegurado.

El presidente ha añadido que “en la Comisión del Pacto de Toledo hay que aportar ideas, hay que colaborar para que las cosas salgan bien, para resolver el problema y objetivarlo para mucho tiempo”. A su juicio, las pensiones, que suponen el 38% del gasto, y la financiación de la Sanidad, que implica prácticamente el 40%, son los dos grandes retos de España.

Importancia de la relación con Estados Unidos

 

Respecto a los relaciones con Estados Unidos tras la elección de Donald Trump como presidente de ese país, cuestión que ha planteado el senador Ramón Espinar (Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea), Rajoy ha señalado que su objetivo es mantener las existentes con la Administración presidida por Barack Obama.

España y Estados Unidos, ha sostenido, comparten valores e intereses -entre ellos, la lucha contra el terrorismo-, y sus relaciones económicas son “muy productivas” para los ciudadanos de ambas naciones. El presidente ha recordado que Estados Unidos es el primer inversor en la economía española y que más de dos millones de estadounidenses visitan España cada año.

“Es importante que sigamos colaborando y, a partir de ahí, podemos discrepar o tener opiniones diferentes sobre distintos temas, pero en las relaciones internacionales y, en general, en cualquier faceta de la vida es mejor incidir en aquello en lo que se está de acuerdo”, ha expuesto. Rajoy ha añadido que su obligación es defender los intereses de España, así que quiere tener la mejor relación posible con todos los jefes de Estado y de Gobierno, como haría “cualquier dirigente responsable”.

El jefe del Ejecutivo ha precisado que en la conversación telefónica que mantuvo con Donald Trump no se habló del gasto en defensa de España. Su posición en este asunto, ha dicho, es la ya conocida: “En Cardiff, en la reunión de la OTAN, asumimos unos compromisos y yo estoy dispuesto a cumplirlos en su momento”.

También ha negado que hablara con el mandatario estadounidense sobre la posibilidad de actuar como mediador con Iberoamérica, pero ha defendido el papel que España puede desempeñar en el concierto internacional por su relación con esos países, así como por su pertenencia a la Unión Europea y su “buena posición” en el norte de África. Rajoy ha destacado, en particular, la labor desarrollada por España en la UE para la suprimir la exigencia de visado a los ciudadanos de varios países iberoamericanos y para establecer convenios comerciales con esa área. Y respecto a Venezuela, ha indicado que nunca se ha negado al diálogo en ese país, “pero aparte del diálogo convendría que los presos políticos dejaran de ser presos políticos y salieran a la calle”.

En la conversación con Trump tampoco se habló del muro en la frontera entre Estados Unidos y México, ha apuntado el presidente. “Tengo una política de inmigración que no es la del señor Trump, pero eso no tiene nada que ver con las relaciones que tengan España y los Estados Unidos porque estas cosas suceden con otros muchos países del mundo que no son Estados Unidos”, ha dicho Rajoy, quien ha recordado el mensaje de apoyo y de solidaridad que transmitió en otra llamada telefónica al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Diálogo con Cataluña dentro de la ley

El presidente ha pedido a los independentistas catalanes que “dejen de inventarse operaciones” del Gobierno contra ellos. En respuesta a la senadora de ERC Mirella Cortés, quien le preguntó por la denominada ‘Operación Cataluña’, Rajoy ha dicho que la única operación a la que se ha dedicado es la “destinada a superar la mayor crisis económica que ha tenido España en décadas y que también ha afectado a Cataluña”.

Mariano Rajoy ha subrayado que coincide con muchos ciudadanos de Cataluña que quieren seguir juntos, siendo españoles, catalanes y europeos, y “creen que juntos nos irá mejor”. Además, ha resaltado que comparte la postura de aquellos que “quieren algo tan razonable y democrático como que la ley se cumpla y que los gobernantes no deben saltársela a la torera”.

“Coincido en la necesidad de que los Gobiernos tengan un mínimo de personalidad y que no haya fuerzas políticas ‘extrasistema’ que nombren presidentes de la Generalitat o que impongan determinadas condiciones que, al final, terminarán en un cambio en el modelo económico y social de Cataluña”, ha agregado.

El jefe del Ejecutivo ha reiterado su oferta de diálogo dentro de la ley. En su opinión, hay que abordar “los problemas reales de las personas”, tal y como se hizo en la última Conferencia de Presidentes, a la que la Generalitat no acudió, al igual que no ha enviado ningún representante al grupo de trabajo para abordar la financiación autonómica.

El presidente les ha invitado a que vayan para tratar este asunto, así como para hablar de los Presupuestos, las inversiones, las infraestructuras y de cómo hacer “que las instituciones no estén al servicio de las personas de una determinada ideología”. “En Cataluña hay mucha gente que no es independentista y que no se ve reflejada en la actuación de la Generalitat”, ha concluido.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar