El Gobierno admite contactos “discretos” con Cataluña que la Generalitat niega

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, aseguró ayer que el Ejecutivo central y la Generalitat están manteniendo encuentros y conversaciones constantes “a todos los niveles”, aunque no se hagan públicas. “Las conversaciones, los encuentros, se producen, y a veces son públicas pero no siempre. De hecho, para que las cosas se puedan hablar con la serenidad que requieren, hacerlas públicas lo dificulta”, señaló en una entrevista en la televisión autonómica TV3, en la que desveló que estas reuniones se han llevado a cabo en las cuatro capitales catalanas: Barcelona, Lérida, Tarragona y Gerona. Millo reiteró la oferta de diálogo hecha por el Gobierno a la Generalitat y celebró que se estén llevando a cabo reuniones entre ambas administraciones: “El diálogo existe y estamos trabajando para encontrar un camino de salida, que no es el referéndum. El Gobierno de España trabaja constantemente para evitar que se convoque un referéndum ilegal”, señaló el delegado del Ejecutivo, que también dejó la puerta abierta a aplicar el artículo 155 de la Constitución, que suspende la autonomía, “si no hubiera más remedio”.

En respuesta a estas declaraciones, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aseguró que “no existe ningún tipo de negociación, ni privada ni oficial”. “Y créanme, ya nos gustaría”, añadió desde Narbona (Francia), donde asistió a un encuentro con la presidencia de la región de Occitania. Puigdemont se mostró muy crítico con la denominada operación diálogo, algo que, indicó, “es como el Espíritu Santo: todo el mundo habla de ello pero nadie lo ha visto”. Además, dejó claro que si no se ha reunido ya “formalmente” con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “no es por culpa de mi agenda”.

En la misma línea, la consejera de Presidencia de la Generalitat, Neus Munté, aseguró que la Generalitat no ha recibido del Gobierno “ninguna oferta de diálogo ni ninguna propuesta de sentarse y hablar como personas civilizadas como en un estado democrático tiene que ser”. “Lo único que recibimos son amenazas de inhabilitación y que el diálogo se tiene que limitar a hablar de lo que ellos quieren”, subrayó en declaraciones a los medios durante la celebración de un acto en Lérida. Según la portavoz del Govern, las 46 demandas que el expresidente catalán Artur Mas presentó a Rajoy hace dos años “están intactas en su incumplimiento”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar