La fiscal catalana sopesa denunciar el acoso al que se vió sometida tras el juicio del 9-N

La fiscal jefe de Barcelona, Ana Magaldi, estudia ejercer acciones legales contra el manifestante que la increpó el pasado viernes a la salida del Palacio de Justicia tras finalizar la última sesión del juicio contra Artur Mas por el 9-N. Según su relato, oyó gritos de “fuera la justicia española”, “fascista”, “mierda” o “vete fuera de Cataluña” por parte de los manifestantes. “Temí por mi integridad”, dijo, si bien se mantuvo “firme” en una actitud “de dignidad”.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas que el Estado pretende presentar al independentismo como “intolerante y violento”. Tras calificar de “reprobables” los insultos, explicó que “se está intentando cambiar el marco mental del proceso soberanista catalán para hacerlo parecer de algo propio a gente que amenaza, “y eso es falso”, dijo.

La consejera de Presidencia, Neús Munté, dijo que a la Generalitat no le consta ningún “incidente remarcable” durante el juicio, condenó los insultos pero los enmarcó dentro de la “libertad de expresión”. Gabriel Rufián, de ERC, dijo que “cualquier persona con un mínimo de decencia debe condenar” el acoso a Magaldi. Desde la CUP, Benet Salellas instó a la fiscal jefe a aceptar las críticas ya que es el precio que hay que pagar “por ejercer la politización sistemática del sistema de justicia”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar