Podemos afronta su congreso con el liderazgo dividido entre Iglesias y Errejón

Podemos encara en el Palacio de Vistalegre de Madrid su segunda asamblea estatal dividido entre dos proyectos y dos líderes: Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, aunque el hasta ahora número dos de la formación no compita como candidato a secretario general. En la asamblea se celebrarán tres votaciones: la del secretario general, donde se presentan Pablo Iglesias y Juan Moreno Yagüe, cercano a los Anticapitalistas; las listas al Consejo Ciudadano y los documentos políticos presentados por las distintas corrientes.

Las votaciones se cierran hoy y mañana se conocerá el resultado. A última hora del viernes habían votado 132.994 personas de las más de 450.000 inscritas.

Pablo Iglesias confirmó ayer que renunciará al liderazgo de Podemos si su lista al Consejo Ciudadano – órgano de dirección de la formación – y sus documentos político y organizativo pierden frente a los de Errejón. “Que sepa todo el mundo que no voy de farol”, dijo, y añadió que asumirá un papel “discreto” en Podemos, además de poner su escaño “a disposición” del nuevo Consejo. Su jefa de gabinete, Irene Montero, anunció que si Iglesias se va, pondrá su cargo y su acta de diputada a disposición de la dirección.

Íñigo Errejón dijo sentirse “profundamente orgulloso” del “récord de participación” de la militancia y volvió a lanzar una “llamada a la responsabilidad” frente al “ruido” en que se ha convertido el debate interno que, dijo, “ha tensado las costuras”. Afirmó que los militantes están “más a la altura” que los propios dirigentes y consideró “urgente” recuperar “la hoja de ruta del Podemos original” y “no pedir carné de pureza ideológica a nadie”. “La cultura del todo o nada y de llevar todo hasta el borde del precipicio es peligrosa para Podemos y ya ha alejado a gente valiosa”, lamentó. No obstante, se mostró convencido de que “prevalecerá la responsabilidad” y Pablo Iglesias “estará donde los compañeros soliciten” y el lunes todos estarán “remando juntos” en el lugar donde la militancia les haya situado con su voto. “Cualquier proyecto que entienda que sobra alguien es un proyecto que estrecha Podemos y lo hace más perdedor”, afirmó.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar