Iglesias ofreció a Errejón la candidatura de Madrid para evitar la confrontación

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ofreció hace pocas semanas a Íñigo Errejón, secretario político del partido, ser el candidato de la formación por Madrid en las próximas elecciones municipales o autonómicas de 2019. El objetivo era evitar la pugna entre ambos en el congreso del próximo fin de semana y Errejón rechazó la propuesta, según publican los diarios.

Ayer, en una rueda de prensa junto a los representantes de la corriente Profundización democrática, con la que el número dos de Podemos ha acordado un modelo de organización interna, Errejón reclamó un debate “sin especulaciones” y señaló que la discusión sobre el futuro de Podemos no puede vincularse “a ver en dónde se coloca cada uno”. Pidió evitar “declaraciones salidas de tono o fuera de lugar” que conviertan el proceso asambleario de Vistalegre II en “fango y enfrentamiento” y centrar la discusión en el “rumbo nacional” de una organización que aspira a concitar una mayoría social. Insistió en la idea de un “debate fraternal” ya que al día siguiente habrá que “remar juntos” y abogó por una “necesaria maduración democrática”, aunque invitó a reflexionar sobre “qué ha pasado para que desde la foto del primer Podemos tantos compañeros y compañeras se hayan quedado en el camino”. Asimismo aseguró que quien salga a atacar a Iglesias “se ha equivocado”.

Por su parte el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, que respalda la candidatura de Iglesias, lamentó el “espectáculo” que está dando el partido y consideró que “el gran problema” de la formación es seguir reclamando “un Podemos de tándem” porque eso es “insistir en una política de amigos y no reconocer que tiene detrás cinco millones de votos”. Además advirtió de que “si gana la lista de Errejón, indudablemente él va a ser secretario general”.

Ayer se sucedieron las reacciones al artículo del cofundador de Podemos Luis Alegre, en el que acusó al entorno de Pablo Iglesias de la “destrucción del proyecto” y de ser “una camarilla de conspiradores”. Pablo Iglesias dijo sentir “lástima” por el hecho de que se hable de Alegre “por insultar de manera vil a compañeros”. Irene Montero también expresó una “infinita tristeza” por las “barbaridades” del artículo. Pablo Echenique consideró que la hipótesis de Alegre “es tan tonta que todo lo que la rodea se cae por su propio peso” y lamentó la descalificación pública porque “apena y hace daño” a la formación.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar