A Coruña: El Gobierno local proyecta una reordenación para los accesos a la futura estación intermodal

 

El Gobierno local de A Coruña proyecta acometer la reordenación urbanística del Polígono de A Sardiñeira de cara a dotar de accesos la futura Estación Intermodal y dar la respuesta necesaria a las demandas en materia de movilidad de una zona, que aumentará sustancialmente la densidad de los vehículos públicos que circularán por ella. La propuesta municipal, elaborada desde el departamento de Rexeneración Urbana, en colaboración con el de Mobilidade Sostible, pasa entre otros aspectos por la ejecución de una vía entre la Avenida de Arteixo y A Sardiñeira para los accesos a la nueva estación Intermodal que pasará a hacerse a través de la rotonda de Eduardo Diz y la Avenida de Arteixo, “solventando de esta forma los problemas que generaba el anterior planteamiento, que pasaba por que los buses accedieran a través de Salgado Torres, lo cual podía generar muchos más problemas de tráfico y reducía la eficacia de los tiempos de circulación de los autobuses”. “El Gobierno local está haciendo sus deberes en tiempo, por lo que espera la misma diligencia y compromiso del resto de administraciones implicadas en la articulación de un proyecto tan importante como es la Intermodal”, indicó el concejal de Rexeneración Urbana, Xiao Varela. “Una vez en servicio la Tercera Ronda, venimos de elaborar un proyecto de revisión de la ordenación de la zona de cara a que exista una vía que tenga capacidad para dar acceso a Intermodal, así como conexiones con rotondas que den más flexibilidad al sentido del tráfico”, comentó el edil. “Esta es la primera ordenación urbanística que acomete el Gobierno municipal, y de cuyo proyecto estamos especialmente orgullosos y orgullosas, no sólo en lo que tiene que ver con los accesos a la Intermodal sino en lo que alcanza al tejido urbano, empleando unos criterios que apuestan por ser respetuosos con la ciudad, por no partirla en dos ni marginar ninguna zona, y por armonizar las edificaciones, teniendo en cuenta las necesidades de espacio público”, dijo. “Como siempre, nos basamos en un modelo de urbanismo sensible a la complejidad de la ciudad, y su protección y armonización”, hizo notar el edil.

El diseño proyectado de la vía de acceso a la futura Intermodal tiene en cuenta la necesidad de garantizar “una circulación fluida para los buses, pero sin crear una división en la ciudad a partir de la Sardiñeira”, dice Varela, que explica que existe una densidad poblacional importante en la zona de Os Mallos que contrasta, a partir de la Sardiñeira, “con otra zona de la ciudad que se caracteriza por albergar diversas equipaciones públicas y privados, así como zonas comerciales e industriales”. “Lo que no pretendíamos era hacer una autopista en esa zona”, indica. De hecho, el proyecto elaborado por el Gobierno local, que deberá ser sometido al Pleno municipal al tratarse de una modificación puntual del plan general, contempla un viario que contará con dos carriles para cara sentido pero que, estarán acompañados, cada uno en su margen derecho, por dos vías de servicio (separadas por una mediana arbolada). Estas vías de servicio podrán acoger aparcamiento en superficie pero además, serán opcionales vías de contingencia para los autobuses en el caso de ser necesario, lo que permite precisamente que el tronco central de la vía mantenga un carril para cada sentido.

Varela destacó que el proyecto municipal “trata de dar servicio y responder a las necesidades tanto de los vehículos públicos como de los privados, pero favoreciendo a la vez a la movilidad sostenible, el uso de la bicicleta y el espacio para el peatón”. En este momento, el proyecto contempla también una pasarela peatonal que conecte con la Escuela Infantil y el IES Sardiñeira, además de contar con carril bici. “El proyecto de ordenación que planteamos tiene en cuenta la necesidad de espacio público que tiene un barrio tan densificado como es el de Os Mallos, precisamente por eso apostamos por el carril bici, por los recorridos peatonales”, explicó.

Al margen de las consideraciones técnicas, Varela destaca que se trata de un proyecto de reordenación municipal “muy ambicioso”. “Al ser un suelo mayoritariamente municipal tenemos una serie de ventajas, que nos permiten poder articular una reordenación que tenga en cuenta las edificaciones preexistentes, de cara a que sean compatibles con la evolución natural de la ordenación del suelo, evitando de esta forma que pueda darse una situación similar a la que se generó en el Ofimático”, comentó, para añadir que “no se puede entender la ciudad como una tábula rasa donde poner todo lo que nos parezca en cada momento”. “Las propuestas que se hacen tienen en cuenta la diversidad de volúmenes arquitectónicos de la zona, teniendo como objetivo que tengan lógica y que mantengan espacio público”, comentó el responsable municipal, en referencia a que el proyecto municipal también apuesta por abordar una nueva interpretación para los espacios vacíos que existen entre el Centro Cívico de Os Mallos y el edificio Aliko. “Este proyecto de ordenación aún tiene que ir a Pleno, pero creemos que es especialmente importante porque da soluciones de movilidad siendo muy respetuoso con la ciudad, y con su concepto además de ciudad de cercanías”, resolvió.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar