Comienza en Barcelona el juicio por el 9-N con Artur Mas como protagonista

El expresidente de la Generalitat Artur Mas considera que la vista oral que hoy comienza en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para juzgar su participación en la organización de la consulta independentista del 9-N puede ser un “acelerador” para “ampliar la base social del soberanismo”. “No se nos juzga por declarar la independencia sino por poner las urnas para defender la base de la democracia. El juicio puede ser un acelerador para que más gentes se suban al tren para decidir. Y luego ya veremos en qué sentido”, afirmó ayer en una rueda de prensa celebrada en el Museo de Historia de Cataluña, donde compareció junto a las otras dos encausadas, las exconsejeras Irene Rigau y Joana Ortega.

Mas aseguró que acuden al juicio “con ánimo, tranquilos, serenos y con la cara muy alta”. “Nos querían de rodillas y nos encontrarán de pie. No tenemos que pedir perdón por nada. Cataluña fue más libre el 9N que un día antes. Hicimos lo que teníamos que hace y lo volveríamos a hacer. Intentaremos representar con la máxima dignidad a los 2,3 millones de personas que votaron”. Tras declararse “el máximo responsable político, pero no penal”, porque en su opinión “no hubo delito”, del 9-N, el ex presidente catalán insistió en que recurrirán al Tribunal Europeo de Estrasburgo en el caso de ser condenados. “Si Cataluña se convierte en un Estado independiente, la legislación española no tendría efecto”, añadió.

Por su parte, Joana Ortega afirmó que el 9-N “fue el día que honré más mi carrera política”. “Si no lo hubiera hecho, no tendría problemas con la justicia pero sí con mi conciencia”, añadió. En la misma línea se expresó Irene Rigau, quien se mostró “orgullosa” de haber colaborado en la logística, “movilizando a la comunidad educativa”, para que la consulta se pudiera celebrar.

500 CARGOS ELECTOS EN LA CONCENTRACION DE APOYO A MAS

La Asamblea Nacional Catalana asegura que 40.000 personas se han inscrito para asistir hoy a la concentración de apoyo a Mas, Ortega y Rigau convocada ante las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Según la entidad soberanista, 500 cargos electos, entre alcaldes, ediles y parlamentarios, acudirán a la concentración. Previamente, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pronunciará una declaración institucional a las ocho de la mañana en la sede del Govern y después recibirá a los tres ex responsables catalanes. Tras el saludo, los tres encausados, arropados por Puigdemont, la presidenta del Parlamento autonómico, Carme Forcadell, y de todo el Gobierno catalán, recorrerán caminando el kilómetro y medio que dista entre la sede de la Generalitat y el Palacio de Justicia de Barcelona.

El consejero de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, anunció ayer que habrá un dispositivo especial de seguridad de los Mossos d’Esquadra alrededor del Palacio de Justicia de Barcelona, donde está prevista la concentración. “El dispositivo de seguridad se ha comentado con el TSJC y tiene como objetivo que se pueda escuchar la voz de los miles de personas que querrán expresarse y que se haga con un clima de convivencia y respeto, preservando la seguridad y evitando que haya altercados”, afirmó Jané.

El presidente de la sección territorial de Cataluña de la Asociación Profesional de la Magistratura, Luis Rodríguez Vega, por su parte, fue muy crítico con la movilización de apoyo a los encausados por el 9N. “Es injustificable que las instituciones no respeten a otra institución ni la independencia del poder judicial y acudan a una muestra mal entendida de solidaridad a las puertas de un tribunal”, dijo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar