La UE admite “preocupación” por las decisiones de Trump

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE reunidos ayer en una cumbre informal en La Valeta (Malta) abordaron una serie de cuestiones que formarán parte de una declaración que los Veintiocho firmarán el próximo 25 de marzo en Roma, coincidiendo con el 60º aniversario del proyecto europeo. Aunque los principales asuntos de la cumbre eran la política migratoria y el futuro de la Unión tras el brexit, el papel de la UE ante la presidencia de Donald Trump acaparó buena parte de las discusiones, según reflejan los diarios.

“Creemos que existe gran convergencia entre los Veintiocho en que la UE tiene un papel que desempeñar a nivel global y que ahora necesita también liderar”, resumió el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, presidente de turno de la UE este semestre. Explicó que los líderes comunitarios abordaron “muy abiertamente” la relación transatlántica y mostraron su “preocupación” por algunas decisiones y actitudes de la Administración Trump, aunque aclaró que no existe “ningún sentimiento de antiamericanismo”. Indicó que la UE seguirá comprometida con Estados Unidos, pero “sin permanecer callada en lo referente a principios”, advirtió.

La Alta Representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, aseguró que los Veintiocho “tienen la responsabilidad de mostrar unidad y fuerza en un momento en que el mundo y los europeos necesitan una UE fuerte, fiel a sus valores y a sí misma”. La Unión, dijo, “debe ser una referencia para nuestros socios en el mundo en multilateralismo, paz y seguridad, comercio libre y justo” y en su “enfoque cooperativo”.

La canciller alemana, Ángela Merkel, asumió que la UE tendrá que llevar a cabo “más tareas en solitario” en “el futuro”. “La UE debe actuar unida y tomar el destino en sus propias manos” recalcó. Así, citó una mayor implicación en África, la negociación de nuevos acuerdos comerciales y la profundización de los esfuerzos en política de defensa.

El presidente francés, François Hollande, declaró que “frente a los desafíos planteados por la Administración estadounidense y la elección de Donald Tump y las decisiones que ha tomado”, más allá de los “juicios” que se puedan tener, debe concebirse “una respuesta europea y fijar perspectivas comunes sobre los principales temas”. Según Hollande, Europa “debe hacer valer sus intereses” comerciales, “en cuanto que Estados Unidos quiere cambiar la situación, tomar posiciones unilaterales y proteccionistas”. “Europa no puede aceptar que se pongan en cuestión los principios del intercambio”, afirmó.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, también insistió en transmitir un mensaje de unidad europea. “En Europa queremos seguir estando unidos, en Europa queremos una mayor integración y esto es lo que nos conviene, lo que ha sido útil hasta ahora y no tiene ninguna alternativa mejor de cara al futuro”, argumentó.

Rajoy apostó por intentar mantener las mejores relaciones con Estados Unidos y respaldó que la UE cuente “con una sola voz clara y comprometida” en defensa de sus valores. “La UE cree en el libre comercio, va a seguir negociando este tipo de convenios y me gustaría que saliera adelante el que se negocia con Estados Unidos”, dijo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar