Acoso impune

Una niña hospitalizada en Palma, un niño atendido en urgencias en Sevilla por una tremenda paliza, una niña muerta en Murcia, un chico que acuchilla a varios compañeros en Alicante y que podría haber sido víctima de bullying… El goteo de noticias sobre acoso escolar no cesa. Es la punta de un iceberg que está produciendo daños graves a cientos de escolares y que ha marcado de por vida a otros muchos, según los testimonios que van aflorando en los medios o en iniciativas de las propias víctimas como la aún recién nacida pero ya fructífera «Caso Acoso».

 De las dimensiones del problema dan idea las 5.500 llamadas que ha recibido el teléfono contra el acoso escolar -900 018 018- puesto en marcha hace tres meses por el Ministerio de Educación. De ellas 2.000 son posibles casos de acoso que han sido puestos en manos de especialistas.

Aumenta, afortunadamente, la sensibilidad social en torno al problema. Y cada vez que algún caso especialmente grave vuelve a sacudir las conciencias se anuncian medidas, que no pocas veces se quedan solo en el papel. El teléfono citado formaba parte de un conjunto de medidas anunciado hace un año por el Ministerio de Educación y es una de las pocas puestas en marcha hasta ahora.

Un problema que afecta y puede causar graves daños al 10 % de los escolares -o hasta al 20 %, según la fuente que se consulte- no puede seguir dependiendo de impulsos. Exige actuaciones coordinadas que impliquen a Administración, docentes, padres y a los propios alumnos. Conseguir que víctimas y testigos venzan el miedo y que los acosadores sean conscientes de la trascendencia de sus actos es un paso indispensable.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar