Trump destituye a la Fiscal General por negarse a defender su veto sobre inmigración

El presidente de EEUU, Donald Trump, destituyó esta madrugada -hora española- a la fiscal general en funciones, Sally Yates, poco después de que se conociese que había pedido por carta al Departamento de Justicia no acatar la orden ejecutiva sobre inmigración firmada el viernes por Trump que prohibía la entrada en el país a inmigrantes de siete países de mayoría musulmana. En la carta decía que no estaba “convencida” de que la orden fuera “legal”. En un comunicado la Casa Blanca aseguró que Yates “traicionó al Departamento de Justicia al negarse a hacer cumplir una orden diseñada para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos”, y calificó a Yates de “débil” en lo que a seguridad fronteriza se refiere y “muy débil” frente a la inmigración ilegal. Trump nombró como nueva fiscal general a Dana Boente. Asimismo, el presidente relevó también al director en funciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, Daniel Ragsdale, que fue sustituido por Thomas Homan.

Por otro lado, el expresidente de EEUU Barack Obama consideró ayer que “los valores estadounidenses están en peligro” tras la medida sobre inmigración adoptada por su sucesor. Su portavoz, Kevin Lewis, dijo que el exmandatario está “alentado por el nivel de compromiso que ve en las comunidades de todo el país”. “Los ciudadanos que ejercen su derecho constitucional de manifestarse, organizarse y hacer que sus voces las oigan los cargos electos es exactamente lo que esperamos ver cuando los valores estadounidenses están en juego”, declaró.

Además de las protestas en las calles, la medida sobre inmigración adoptada por Trump recibió el rechazo del Partido Demócrata en el Senado, que presentó varios proyectos de ley para frenar la orden presidencial. También entre las filas republicanas se oyeron voces contrarias a la orden. Los senadores John McCain y Lendsay Graham dijeron que el decreto “es una herida autoinfligida en la lucha contra el terrorismo que puede contribuir a la captación de terroristas”. Trump respondió en Twitter que están “equivocados” y que deberían “poner sus energías” en derrotar al Daesh, en la inmigración ilegal y en la seguridad de la frontera “en lugar de estar siempre pensando en empezar la III Guerra Mundial”.

Por su parte, el fiscal general del Estado de Washington, Bob Ferguson, interpuso ayer una demanda contra la orden convirtiéndose en el primer Estado en dar ese paso.

El cuerpo diplomático presentará el lunes a la cúpula del Departamento de Estado una carta en la que muestran su rechazo a la medida y cuestionan que alcance su objetivo de proteger al país de ataques terroristas, según publicaron varios medios.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar