Ciudadanos considera que la negociación con el PP está «estancada»

El portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, mostró ayer su «preocupación» por «la falta de voluntad política» del PP para abordar las reformas institucionales y por su falta de concreción en las partidas económicas que requieren las medidas que piden. Girauta pidió a los populares que «no se confundan con Ciudadanos» y piensen que pueden pasar otro día de negociación diciendo «no a todo». «El ‘sí’ tiene un precio», enfatizó el portavoz de la formación naranja.

Girauta indicó que no se había avanzado en temas como la despolitización de la Justicia, sobre el Senado y las diputaciones. Aseguró que la negociación con el PP «no está rota», pero sí «estancada», y señaló que una negociación no debe serlo sólo en «apariencia» sino que debe haber «renuncias por ambas partes».

 

EL PP RECLAMA TRANQUILIDAD

 

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, respondió que el PP no está «preocupado» por el curso de la negociación, sino «ocupado» en «acercar posturas y buscar el mayor nivel de acuerdo en todas las materias». «No hemos dicho ‘no’ a nada, hemos hablado de tratar de buscar posiciones intermedias en las que podemos encontrarnos», dijo Ayllón, quien pidió «tranquilidad» y aseguró que su partido tiene la misma voluntad con la que comenzó estas negociaciones, que es la de lograr un acuerdo que haga posible la formación de gobierno. No obstante, precisó que todas las propuestas que firme el PP deben tener «solvencia jurídica» y ser realizables tanto desde ese punto de vista como del económico.

Las declaraciones de Girauta y la respuesta de Ayllón se produjeron tras la sesión vespertina de la negociación. Ya al mediodía, el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, exigió al PP que garantice una partida presupuestaria a las medidas sociales que pide y que requieren consignación. Villegas afirmó que si no hay un compromiso económico que respalde a las «cuatro o cinco» propuestas, va a resultar «imposible» firmar el pacto. Medidas que, según fuentes de la negociación, se elevarían por encima de los 7.000 millones de euros.

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maillo, prometió reuniones paralelas para cuantificar las partidas, pero al mismo tiempo advirtió de que España tiene que cumplir con el objetivo de déficit y cualquier gasto debe ser por tanto calculado. Maillo también afeó a Ciudadanos que comparta con los nacionalistas la idea de suprimir las diputaciones, y resaltó la importancia de los servicios que prestan estas instituciones al mundo rural.

Villegas señaló que si el PP dice que no hay dinero, ellos saben de dónde se podría sacar, y añadió que se podrían obtener recursos reformando la Administración y suprimiendo las diputaciones o reclamando el dinero de la amnistía fiscal. Además, Villegas dijo que el acuerdo para votar a favor de la investidura de Rajoy exigirá un compromiso contra posibles referéndums de autodeterminación que cuestionen la soberanía nacional, la aplicación de sentencias sobre el castellano en Cataluña y una apuesta por el Corredor del Mediterráneo.

Por otro lado, el PP se muestra favorable a extender al resto de partidos el Pacto Anticorrupción firmado con Ciudadanos. Los populares aceptan extender a comunidades autónomas y ayuntamientos la suspensión de cargos públicos imputados por corrupción.

En su cuenta de Twitter, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, respondió que el código ético de su partido y el convenio que suscribió con Transparencia Internacional impide ya la inclusión de imputados en sus listas.

Mientras, Ciudadanos considera que el caso del diputado del PP por Castellón Óscar Clavell, procesado por prevaricación y malversación en su etapa de alcalde de Vall d’Uixó, no es un episodio de corrupción, por lo que, de momento, no exige su acta a la dirección del PP en el contexto de la negociación abierta para la investidura de Mariano Rajoy. Así lo indicó el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, quien dijo que hay que distinguir entre prevaricación y corrupción política. El diputado del PP Óscar Clavell afirmó que dimitirá si se lo pide su partido porque considera que es un problema para la investidura.

Las discrepancias en la negociación aparecen reflejadas en los distintos diarios. SegúnEL PAÍS, «la financiación y las Diputaciones frenan el pacto del PP y Ciudadanos». «Diputaciones, Senado y poder judicial atascan la negociación entre PP y C’s», titulaEL PERIÓDICO. Por su parte, EL MUNDO señala que «C’s culpa al PP de no despolitizar el Poder Judicial». ABC entiende que «C’s escenifica ‘consternación’ como forma de presionar al PP». Para LA RAZÓN, «C’s da un toque de atención al PP por las primarias y las reformas institucionales». CINCO DÍAS dice que «el pacto PP-C’s encalla por falta de compromiso presupuestario». EL ECONOMISTA cifra el desencuentro: «Rivera exige al PP que comprometa 7.300 millones de los Presupuestos en gasto social».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar