Alemania, Francia e Italia descartan negociar con Londres hasta que salga de la UE

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró ayer ante los medios que no habrá ningún contacto con Londres sobre la salida del Reino Unido de la UE hasta que el Gobierno británico no comunique oficialmente a Bruselas su deseo de abandonarla, invocando el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que detalla que sólo el país afectado puede poner en marcha el mecanismo de salida. Merkel compareció junto al presidente francés, François Hollande, y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, tras la reunión trilateral previa al Consejo Europeo que se celebrará hoy y mañana.

Merkel señaló que habrá que dar a Londres «cierto tiempo» tras el resultado del referéndum, aunque llamó a evitar grandes demoras. La canciller alemana, que dijo hablar en nombre de los tres, calificó de «dolorosa» la decisión de los británicos y advirtió de las «fuerzas centrífugas» de la UE, en referencia a los movimientos euroescépticos.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, instó a «no perder el tiempo» en la tramitación de la salida del Reino Unido porque «nada es peor que la incertidumbre», que puede derivar en comportamientos políticos y financieros «irracionales». Reiteró que Londres «debe comunicar lo más rápido posible» su decisión al Consejo Europeo y reclamó «respeto» por parte del Reino Unido, tras lamentar la situación del país «amigo y aliado» con el que deseó una «relación fuerte» de Francia y de la UE.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, abogó por no perder «ni un minuto» para gestionar la marcha del Reino Unido, algo que «genera tristeza» pero que también marca «un momento propicio para escribir una nueva página de Europa».

Los tres mandatarios anunciaron un «acuerdo trilateral» para dar «un nuevo impulso» a la UE de los Veintisiete en tres ámbitos prioritarios: crisis de los refugiados, seguridad interior y exterior y crecimiento y empleo. Merkel añadió que se adoptarán «medidas concretas» en los próximos meses y anunció que en septiembre se celebrará una reunión para presentar las primeras propuestas.

Por otra parte, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, reafirmó ayer desde Bruselas, donde se reunió con la Alta Representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad, Federica Mogherini, y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, su apoyo como aliado y pidió a los líderes de la UE que «no pierdan la cabeza» ni actúen «con ánimo de venganza» contra el Reino Unido durante el periodo de transición en el que se negociarán los términos de su salida. Reclamó que se respete la voluntad de los ciudadanos británicos de manera «responsable, sensible, razonada y estratégica» y destacó «la importancia de que haya un Unión Europea fuerte». También departió con el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, y resaltó que el compromiso del Reino Unido con la OTAN es «más importante que nunca» tras su decisión de abandonar la UE.

Después se trasladó a Londres, donde se reunió con su homólogo británico, Philip Hammond, y subrayó la «relación especial» entre el Reino Unido y Estados Unidos, que calificó de «vínculo irrompible» y «esencial» en «tiempos complejos» como estos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar