El presidente rechazaría el «chantaje» de otros partidos de ser relevado si gana

 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, afirmó ayer que nunca aceptará el «chantaje» que pudieran plantear otros partidos tras el 26-J de que para permitir que gobernara el PP si es el más votado, fuera relevado por otra persona para encabezar el Ejecutivo. «Van a perder los que pongan esa condición. Chantajes nunca», enfatizó en el programa de Antena 3Dos días y una noche. Rajoy vaticinó un mejor resultado del PP el próximo domingo que el obtenido el 20-D.

En el mitin de Sevilla, Rajoy advirtió de que en las elecciones del domingo «está en juego» si se mantienen «los grandes pilares de la convivencia» o si por el contrario «los liquidan algunos «. Insistió en que ésta no es una elección más, sino «una elección entre la gente moderada y los extremistas y radicales, que nada bueno han traído a España nunca y que nada bueno van a traer». Admitió que se trata de unos comicios de «resultado incierto» y pidió a los suyos «trabajar hasta el final» para recabar apoyos para el PP.

Rajoy intervino ayer también en un acto en Zafra (Badajoz), en el que llamó a tener «cuidado con las alternativas» de voto, que pueden hacer «tabla rasa» con el «trabajo» de los españoles.

Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, dijo ayer en El Casar (Guadalajara) que hay que votar al PP si no se quiere que en España pase lo que en Castilla-La Mancha y que gobierne el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, señala, en una entrevista en EL ECONOMISTA, que «unir populismo y comunismo da lugar a un cóctel nefasto». Además, dice que «ir a unas terceras elecciones sería una irresponsabilidad».

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar