Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera se cruzan reproches en el debate a cuatro

Debate político Academia de Televisión_Rajoy_Sánchez_Rivera e Pablo Iglesias-plató_13062016

El debate a cuatro entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno se centró en dos grandes temas: economía y corrupción, y se caracterizó por los reproches entre los participantes, enfocados en un principio en críticas a Rajoy, y derivando en mensajes cruzados entre todos después. EL PAÍS y EL MUNDO consideran que el debate concluyó sin un claro ganador, y destacan los ataques a Rajoy. «Rajoy se defiende frente a todos», titula EL PAÍS.

«Rajoy resiste el ataque de la oposición tripartita, mientras Sánchez desaprovecha su gran oportunidad», dice EL MUNDO. ABC y LA RAZÓN subrayan que Rajoy se impuso como vencedor. Según ABC, «Sánchez, Rivera e Iglesias regalan el debate a Rajoy».

Para LA RAZÓN, «los pactos pierden el debate». EL PERIÓDICO resume en su titular de portada: «Todos contra todos». LA VANGUARDIA señala que los candidatos «evitan el riesgo y sólo se crispan por la corrupción». CINCO DÍAS resalta que «Rajoy se aferra a los números ante sus tres rivales». Y EL ECONOMISTA indica que «Rajoy resiste el ataque a su política económica».

 

Rajoy defiende su gestión y advierte a sus rivales de que «al Gobierno no se viene a hacer prácticas»

 

Rajoy_debate televisión cara a cara_13062016

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, defendió con cifras su gestión e insistió en que su prioridad es la creación de dos millones de empleos en cuatro años para garantizar las políticas sociales y las pensiones. Replicó a los ataques – centrados en recortes, precariedad laboral, temporalidad, pobreza y reforma fiscal – advirtiendo de que «gobernar es muy difícil» y recordando que «llegar al poder cuando el país está al borde de la quiebra no es fácil». Rajoy aseguró que no piensa recortar «nada» si gana las elecciones y se enorgulleció de haber evitado el rescate. «Hablar está muy bien, luego dar trigo es más complicado», dijo, y recriminó a sus adversarios, a los que reprochó compartir «una visión bastante triste del país», que no vinieran «con los temas estudiados». «Al Gobierno no se viene a hacer prácticas, se viene aprendido», subrayó.

En el bloque sobre corrupción también llovieron los ataques y Rajoy respondió que «no se derrota a la corrupción con aspavientos, sino con leyes y castigos», recordando al líder del PSOE, Pedro Sánchez, los casos de Chaves y Griñán y reprochándole que su grupo votó en contra de las reformas anticorrupción defendidas por el PP en el Parlamento. Al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que esgrimió los ‘papeles de Bárcenas’, le acusó de querer ser «juez, fiscal, inquisidor…».

Sobre los posibles pactos después del 26-J, Rajoy pidió al resto de los líderes su compromiso de respetar la lista más votada para evitar unas nuevas elecciones y defendió una «gran coalición» de líderes «moderados y sensatos». En el llamado ‘minuto de oro’ con el que cada candidato cerró su intervención en el debate, el presidente del Gobierno en funciones destacó el «gran porvenir» del «gran país» que es España aunque «algunos estén empeñados en contar día a día las cosas que no funcionan», y consideró preciso «mantener el rumbo» tras haber superado la peor crisis de las últimas décadas. «Si mantenemos el rumbo, podemos llegar a 20 millones de empleos», aseguró.

Preguntado después del debate, Rajoy afirmó que se había sentido «cómodo» en un debate que calificó de «ilustrativo» y añadió que «volvería a repetir», aunque lamentó que ninguno de los otros candidatos haya hecho «aportaciones interesantes».

 

Sánchez responsabiliza a PP y Podemos de impedir el cambio

Pedro Sánchez_debate televisión cara a cara_13062016

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrió su intervención haciendo un llamamiento a los electores socialistas porque «si salen a votar, habrá cambio el 26 de junio y un Gobierno socialista el 27 de junio». Durante todo el debate Sánchez recordó que el PSOE «ha sido el que más ha hecho» para que no se repitieran las elecciones y en numerosas ocasiones se refirió a su investidura fallida, así como a medidas de su programa que no salieron adelante debido al «bloqueo» de PP y Podemos.

Sánchez cargó contra las medidas económicas de Rajoy y su modelo de «trabajar más y cobrar menos» y advirtió de que si vuelve a ser elegido habrá «más recortes y más casos de corrupción». Además le acusó de «revanchismo ideológico» y de elegir siempre «en contra de los más débiles». «Hay pocas personas que hayan hecho tanto daño al Estado del Bienestar en tan poco tiempo», afirmó, y dijo que aspira a «recuperar lo que Rajoy ha destruído».

También se mostró duro en sus ataques a Rajoy a cuenta de la corrupción. Le conminó a «regenerarse en la oposición» porque lidera «un partido en B, imputado y embargado» y a «asumir en primera persona la responsabilidad». «Los españoles no se merecen que sea presidente del Gobierno», dijo. Sánchez se comprometió, si consigue gobernar, a acabar con los aforamientos, endurecer las puertas giratorias y revisar la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

El líder socialista reprochó en varias ocasiones al líder de Podemos, Pablo Iglesias, haber impedido su investidura y no haber reclamado ministerios «sociales», sino «el control de los espías» en sus negociaciones para formar gobierno. «Agradezco la mano tendida de Podemos, pero primero debe soltar la del PP», respondió. Apuntó también que «el 26-J nadie podrá gobernar en solitario y esto incapacita a Rajoy» e insistió en la importancia de ir a votar. «Estamos muy cerca de lograr el cambio. España necesita un PSOE fuerte y ganador», señaló. En su ‘minuto de oro’ conminó a los espectadores a pensar en los suyos y el futuro del país. «Piensa en tus hijos, en tus nietos y en tus nietas, en que merecen un futuro mejor y una España mejor. Si piensas en ellos estoy convencido de que el 26 de junio irás a votar y dirás sí al cambio», concluyó.

Tras el debate, Sánchez eludió valorar su intervención, pero se alegró de que el debate haya dado ocasión de «ver y contrastar cuatro programas y candidatos». «Necesitamos que el Gobierno que salga el próximo 26 de junio cuente con el mayor número de votos», apostilló.

Iglesias recuerda a Sánchez que el adversario es Rajoy

 

Pedro Sánchez_deate televisión cara a cara_13062016El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, quien abrió el debate, aseguró que sólo habrá dos opciones de gobierno: una en la que siga el PP y otra un gobierno progresista con Podemos y PSOE. «Espero que esta segunda opción se convierta en realidad», dijo. Durante el debate se dirigió en varias ocasiones a Pedro Sánchez para recordarle que «el adversario es Rajoy» y no él y le ofreció su apoyo para «un Gobierno de coalición progresista». «Nuestros votantes nos quieren juntos», aseguró. Insistió en la idea de que el adversario es el PP y llegó a decirle al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que era un «buen escudero», para apostillar: «Entre la copia y el original, me quedo con el original».

En materia económica quiso desmontar lo que definió como «el fracaso de la política económica del PP» al tiempo que defendió la subida del salario mínimo interprofesional, la renta mínima garantizada, la dación en pago, los 45 días por año trabajado, la subida de impuestos a «los ricos» y la rebaja del IVA. También defendió subir las partidas de gasto público para becas, eliminar el copago farmacéutico e implantar la tarjeta sanitaria universal, también para inmigrantes.

En el bloque de corrupción, atacó con cifras y calculó que cuesta 2.000 euros por año a cada español. Se enorgulleció de ser «la única fuerza política en España que no le pide ni un euro a los bancos».

En cuanto a Cataluña, reiteró su apoyo a una consulta sobre la independencia y señaló que «no hay que tener miedo a la democracia». En este sentido aclaró que en una negociación para un acuerdo de gobierno «nunca tiene que haber líneas rojas». «Tenemos una propuesta clara, pero estamos dispuestos a escuchar otras mejores», añadió.

En su último minuto, Iglesias hizo una «reflexión». «En los días que quedan algunos van a hablar del miedo al cambio, pero los que hablan del miedo son los amigos de Blesa, de Rato, de Panamá y de Gürtel. Los españoles han perdido tantas cosas en los últimos años que han perdido hasta el miedo», afirmó. «Si la gente va a votar con alegría y esperanza, las elecciones no las van a ganar los de siempre. Unidos y unidas podemos», concluyó.

Al término del debate, Iglesias declaró haber estado «muy a gusto» y «muy cómodo» y señaló que debates de este tipo deberían ser «obligatorios» y «más frecuentes». Su conclusión es que Unidos Podemos es la alternativa «más clara» al PP e insistió en que la única «alternativa» si el PSOE no quiere permitir un gobierno de Rajoy es gobernar con su formación.

 

Rivera demanda un Gobierno con las manos «libres y limpias» para frenar al populismo

 

Albert Rivera_deate televisión cara a cara_13062016El candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, se mostró convencido de que su partido será «decisivo» y que, por tanto, «habrá gobierno y habrá cambios», al tiempo que recordó que Ciudadanos ha hecho «todos los esfuerzos posibles» para no tener que repetir las elecciones. Aseguró que no exigirá la dimisión de Rajoy como condición para un posible tripartito con el PP y el PSOE. «Aquí no hay vetos», aseguró, pero pidió a Rajoy que «reflexione» porque los españoles no se «fían» de quien figura en el caso Bárcenas y parte de los votantes del PP quiere «regeneración». Rivera abogó por un Gobierno «con las manos libres y las manos limpias» para que los españoles confíen en la política de nuevo y para «frenar el populismo».

Rivera dirigió sus críticas a Rajoy y a Iglesias. Lamentó que el 93% de los contratos «son basura» y reprochó a Rajoy «sacar pecho» cuando España es «por detrás de Grecia, el país con más paro de Europa». Insistió también en medidas para favorecer a los autónomos y en inversión en I+D+i, así como un pacto en educación para mejorar la economía y el empleo. Atacó también a Iglesias, pidiéndole que no sólo diga lo que va a derogar, sino que proponga medidas y que «no se vista de socialdemócrata para aplicar políticas griegas». «No hay mejor política social que la que se puede pagar», proclamó y reprochó a Iglesias querer sacar a España del euro. «No genere bandos ni divisiones entre la gente», le espetó.

Fue duro también con el tema de la corrupción. «Si no hay autoridad moral la gente no podrá confiar en el nuevo gobierno», insistió. Arremetió contra Rajoy y contra Iglesias, a quien acusó de mentir y le recordó que IU debe 11 millones a los bancos, además de pedirle que aclare «dónde ha metido los 7 millones de euros» de CEPS.

Rivera defendió que su proyecto para Cataluña es «reformar España, no romperla» y acusó a Iglesias de defender la unidad y a la vez tener una «fábrica de independentistas en Cataluña».

En su último minuto, el líder de Ciudadanos recordó a los electores que el futuro del país «está en sus manos». «Tengo un suelo para este país, ahora es nuestro tiempo», dijo.

Tras finalizar, Rivera dijo haber demostrado que «para decir la verdad no hay que insultar» y se mostró satisfecho de haber podido explicar su proyecto y de no haberse «mordido la lengua».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar