Puigdemont se someterá a una moción de confianza tras el veto de la CUP

Puigdemont_Parlamento_PROVISIONAL.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunció ayer que se someterá a una moción de confianza en la segunda mitad de septiembre, al haber fracasado la tramitación de los presupuestos tras el rechazo de la CUP, además de los votos también en contra de Ciudadanos, PSC, Catalunya sí que es Pot y PPC. En su intervención ante el pleno de la Cámara tras votarse el proyecto de cuentas, constató que ya no tiene «la misma mayoría» con la que obtuvo la presidencia, al tiempo que explicó que con la moción tiene intención de comprobar si logra respaldo suficiente para seguir con la legislatura o debe convocar elecciones.

Puigdemont se mostró crítico con el rechazo de la CUP a los Presupuestos: «Han decepcionado las esperanzas de millones de personas que se han movilizado todos estos años para que Cataluña sea un Estado». Según Puigdemont, una vez constatado que los presupuestos no tienen el apoyo de la Cámara, no está dispuesto «a cualquier a cosa cualquier precio» para seguir en el Gobierno, de ahí que, según explicó haya invocado el mecanismo parlamentario para renovar la confianza de la Cámara. También incidió en su intención, pese a todo de llevar a Cataluña «a las puertas de la independencia «.

Posteriormente, en una entrevista en 8TV, Puigdemont descartó el cierre de un «pacto previo» con la CUP u otros grupos antes de la moción de confianza. El presidente de la Generalitat dijo no arrepentirse de haber suscrito el acuerdo con la CUP, aunque admitió que si le hubiera propuesto la presidencia con un acuerdo que «iba a mutar» no lo habría aceptado. Puigdemont insistió en que la CUP debería hacerse «muchas preguntas» sobre la «dimensión del error». También criticó a todos los grupos de la oposición por su «ejercicio de cinismo al impedir una herramienta indispensable» como son los presupuestos.

Por otro lado, en declaraciones a TV3, el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, dijo que la moción es una «buena oportunidad para que todos demuestren hasta qué punto están implicados» en el independentismo y en el servicio a los ciudadanos.

LA OPOSICIÓN CONSTATE EL «FRACASO» DE LA HOJA DE RUTA HACIA LA INDEPENDENCIA

 

Los diarios coinciden en señalar que los partidos de la oposición mostraron su sorpresa por el inesperado anuncio de Carles Puigdemont de someterse a una cuestión de confianza, pero en líneas generales también mostraron el convencimiento de que la ruptura del pacto de estabilidad entre Junts pel sí y la CUP era algo que se veía venir. Así, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, señaló: «Hoy se ha demostrado que ustedes no están a la altura de las circunstancias», tras lo que se preguntó: «¿Es que no sabían cómo es la CUP», además de apuntar que el problema es que el Govern no piensa en los catalanes ni hace «política de verdad» porque «han renunciado a ello», añadió.

El líder del PSC, Miquel Iceta, dijo que si el Govern «abandona la hoja de ruta independentista y busca un pacto con España», puede contar con ellos. También incidió en que la hoja de ruta de Puigdemont es «ilusoria, no hay un camino unilateral, ilegal, a la independencia ni al referéndum».

Por su parte, el líder del PP catalán, Xavier García-Albiol, señaló: «Decían que estamos en una legislatura histórica, y es cierto, porque por primera vez los presupuestos los tumban sus propios compañeros de viaje». Respecto a la moción de confianza Albiol animó al president a ir «adelante» con ella, «pero que sea la semana que viene o la otra», añadió.

El diputado de la CUP Joan Garriga, dijo: «Nos sentimos corresponsables del fracaso, pero en ningún caso somos los únicos culpables de esta situación». Además, señaló que «los hechos han cogido una relevancia mucho más importante «de la que habían imaginado».

El líder de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell, dijo: «No les pedimos que renuncien a la independencia, pero necesitan ampliar la base social que les apoya». En otro momento, destacó: «Ustedes no han acabado de admitir que el problema no es la lealtad o deslealtad de un socio de Gobierno, sino la misma hoja de ruta que han marcado».

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, responsabilizó al presidente de la Generalitat de la «legislatura fallida» en Cataluña por haber puesto en manos de los «radicales» de la CUP su investidura y su Gobierno. Tras pedir a Puigdemont que explique los detalles de su pacto con la CUP y las razones por las que ha elegido la vía de esa moción de confianza para el mes de septiembre, apuntó: «Lo que estamos viviendo en Cataluña en todos estos años pone de manifiesto que esta deriva radical está perjudicando a los catalanes y poniendo a CDC en una situación límite».

El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, dijo que la cuestión de confianza a la que se someterá el presidente catalán supondrá «el punto final a todo el proceso independentista», ya que, según avanzó, deberá entonces cambiar de socio o convocar nuevas elecciones.

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, señaló que en el Gobierno catalán «está sucediendo lo previsible», en el sentido de que «el agua y el aceite no se mezclan», de ahí que la alianza entre Junts pel Sí y la CUP se rompe porque sus partidos son «incompatibles».

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, reclamó al presidente de la Generalitat que no espere al mes de septiembre para someterse a una moción de confianza y la convoque la semana que viene para ver qué apoyos reales tienen en el Parlamento de Cataluña. Rivera incidió en que al dejar en el Gobierno en manos de los «antisistema» de la CUP, «era normal que esto pasara».

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, señaló que las tensiones en las relaciones entre Junts pel Sí y la CUP, «lejos de ser una excepción, son la norma», tras lo que se mostró convencido de que «En Comú Podem ganará si hay unas nuevas elecciones en Cataluña.

 

 

LA NOTICIA, EN LOS PERIÓDICOS

 

EL PAÍS titula: «Puigdemont se someterá a la confianza del Parlament tras el veto de la CUP», y añade que «el futuro del proceso independentista se decidirá en septiembre». Según EL MUNDO: «Puigdemont fía su futuro a una cuestión de confianza». También: «Rompe con la CUP tras el veto a los presupuestos pero mantiene su hoja de ruta». ABC, en portada, destaca: «El independentismo avanza hacia su autodestrucción». En páginas interiores, señala: «La CUP consuma su veto a los Presupuestos, divide al soberanismo y pone Cataluña ante la posibilidad de sus cuartas elecciones en seis años».

LA VANGUARDIA publica en portada: «Puigdemont gana tres meses con una cuestión de confianza». También: «El presidente redibujará el plan independentista tras el veto del Parlament al presupuesto». Para EL PERIÓDICO: «El Govern entra en otra fase de interinidad» y «el procés en el aire». En páginas interiores se señala que «el Govern se queda solo y replanteará su hoja de ruta». LA RAZÓN dice que «el procés descarrilla: Puigdemont gana tiempo para evitar unas elecciones» y «Puigdemont asume su debilidad». CINCO DÍAS destaca que «Puigdemont se someterá a una moción de confianza en septiembre». EL ECONOMISTA señala que «Puigdemont prolonga el desgobierno para no aceptar el fracaso de la ruptura».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar