Sánchez descarta que gobierne el PP con la abstención del PSOE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, descartó ayer que vaya a facilitar una investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno con la abstención del PSOE. «No será con la ayuda del PSOE», dijo en el foro Cuatro + Uno de EL MUNDO. Sánchez acusó a Rajoy de «jugar» para que el PSOE «sea la tercera fuerza política». Insistió en que en un sistema parlamentario no gana el que tiene más votos, sino «el que consigue más escaños para la investidura», y reclamó a Rajoy que no vete a «ninguna fuerza política del cambio».

El líder del PSOE dijo que Rajoy hizo algo «insólito» al renunciar a presentarse a la investidura y a ser oposición porque «bloqueó» su gobierno. En ese sentido, aseguró, encontró «un aliado», Pablo Iglesias». «Son dos caras del mismo problema que se llama bloqueo», añadió. En cualquier caso, se mostró dispuesto a gobernar con Podemos confiado en que se impondrá «el ala moderada» del partido de Pablo Iglesias. Sánchez rechazó bajar los impuestos, y dijo que si llega al poder acudirá a Bruselas y planteará cumplir los objetivos presupuestarios pero teniendo en cuenta «una nueva realidad».

Asimismo, reivindicó la figura de Felipe González y adelantó que contará con él en la campaña electoral «como referente ideológico del partido», y aseguró que se representará a la reelección para seguir liderando el PSOE y lo hará «como presidente del Gobierno».

Sánchez dijo que su propuesta de acordar «un pacto político» y una «declaración bilateral» con Cataluña respeta la Declaración de Granada que los socialistas firmaron en julio de 2013. En su opinión el conflicto catalán es «un problema» que hay que resolver con una «solución constitucional» como la que defiende el PSOE.

También se refirió a Cataluña en una entrevista a Telecinco, donde aseguró que la singularidad de esta comunidad no está reconocida «como debería» en la Constitución, por lo que ésta debería ser una de las cuestiones que se aborden en la próxima legislatura. Según dijo, su compromiso en este tema es claro y que la primera llamada que hará si es presidente del Gobierno será al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para «empezar a tender puentes» y darle «una solución política».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar