Líderes socialistas rechazan el pacto bilateral con Cataluña propuesto por Sánchez

Varios dirigentes territoriales del PSOE han aceptado la reforma federal de la Constitución y el reconocimiento en ella de la singularidad de Cataluña, pero rechazan fijar una relación de bilateralidad entre el Estado y esa comunidad como propuso Pedro Sánchez. Tras conversar con el secretario general del PSOE, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, dijo «sí a la singularidad, pero no a la bilateralidad». Según apuntó, no defenderá soluciones para el conflicto catalán «a costa de privilegios» para Cataluña ni «contra la igualdad» del resto de las autonomías. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se mostró partidario de que se alcance un pacto si éste se refiere a «identidades» pero insistió en que la Declaración de Granada es el marco en el que no se pueden mover. La presidenta de Baleares, Francina Armengol, reconoció que Cataluña tiene singularidades, aunque sostuvo que ella fijaría las competencias de cada comunidad en la Constitución y no en los estatutos.

Por su parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, considera que la propuesta de Pedro Sánchez supone una alternativa al referéndum de independencia y puede resolver el encaje de Cataluña. La propuesta, dijo, «no es de cálculo político ni de cambio de posición».

El conseller catalán de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, Raül Romeva, pidió al líder del PSOE que «concrete un poco más» su propuesta. «Que me diga con qué mayorías lo sacará adelante y si es una propuesta personal o del partido», dijo. Según apuntó, la celebración de un referéndum es «un clamor democrático» y consideró «un drama» que criticar a Cataluña dé votos a otros partidos en el resto de España.

Desde Podemos, Íñigo Errejón abogó por que el PSOE «siga dando paso en ese terreno para tener capacidad de proponer un encaje territorial que asegure la unidad en la diversidad». «Haber abierto brecha ahí ayuda a que otros transiten el camino», añadió. El líder de IU, Alberto Garzón, consideró preciso abrir «una mesa de diálogo y negociación» para resolver el encaje de Cataluña en España, en lugar de propuestas «improvisadas» en campaña.

El líder del PP catalán, Xavier García Albiol, rechazó la propuesta de Sánchez, del que dijo que «es capaz de vender Cataluña a los independentistas para poder gobernar y poder ser presidente del Gobierno». Carlos Carrizosa, portavoz de Ciudadanos en el Parlament, dijo que ya en el pasado se había visto cómo el PSOE «acababa en manos del independentismo, como ocurrió en el tripartito, y luego salía a defender lo contrario».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar