Urkullu reclama en el Aberri Eguna una soberanía compartida

image

El PNV aprovechó ayer la celebración del Día de la Patria Vasca (Aberri Eguna) para anunciar que Iñigo Urkullu volverá a ser su candidato a Lehendakari, si es que le refrendan las bases del partido, aunque todavía se mantienen las dudas sobre cuál será la fecha definitiva de las elecciones autonómicas, que se prevén para octubre. En este clima preelectoral, según subrayan varios medios, Urkullu abogó, en un acto celebrado en la Plaza Nueva de Bilbao, por conseguir un nuevo estatus político para Euskadi, con más autogobierno y con una relación de igualdad con el Estado. Junto a la crisis y la gestión del final de ETA, la tercera prioridad política de Urkullu es lograr «más soberanía, un Estado vasco desde la base de los fueros, de una confederación de Estados vascos». «El futuro», dijo Urkullu, «es dar respuesta a la demanda social de un nuevo estatus político que actualice nuestro modelo de relación con el Estado. No hablamos de líneas rojas, hablamos de diálogo y entendimiento».

El lehendakari criticó además a los partidos emergentes, en clara alusión a Podemos, señalando que no iba a perder ni un minuto en hablar «de los que predican la arcadia feliz» sin haber tenido «ninguna responsabilidad y ni un minuto de gestión». «Predican nuevas formas de hacer política y a los pocos meses constatamos las maneras de centralismo democrático propias de épocas pasadas. Predican justicia social, prestaciones sin límite y empleos desde una posición sin responsabilidad de gestión alguna», subrayó Urkullu.

Bildu pide la independencia y Podemos el derecho a decidir
Mientras el PNV celebraba el Aberri Eguna en Bilbao, Bildu lo hacía en Pamplona, y Podemos, por primera vez, en San Sebastián. Por parte de la izquierda abertzale, Pello Urízar, abogó por la independencia de Euskadi, aunque apelando a la voluntad de acuerdo. «La única opción de acuerdo con el Estado pasa en este momento por la resignación y la aceptación de la ley que nos imponen. Por eso planteamos la necesidad de dar pasos desde Euskal Herria, no como ideal, sino como única posibilidad de avanzar como país ante un Estado que no tiene voluntad de acuerdo», señaló. En la misma línea, el portavoz de Sortu, Pernando Barrena, reclamó «la independencia de Euskal Herria, no solo desde planteamientos identitarios, sino para conseguir la justicia social para todos los vascos».

Por su parte, Nagua Alba, de Podemos, defendió en San Sebastián que «la patria vasca es la de todos sin excepción», y que «se equivocan quienes monopolizan la patria y los símbolos que son de todos», así como quienes pretenden «reprender a Podemos por su osadía al sumarse al Aberri Eguna». «No es osadía, es afán de convivencia», subrayó. En esta línea, la dirigente de Podemos defendió «un modelo de convivencia inclusiva» que contemple «una patria en la que la ciudadanía debe poder decidir su futuro libremente, donde los derechos sociales están asegurados y que es solidaria con otros territorios».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar