Comienza el juicio contra las ciudadoras del anciano asesinado en Poio

Xuizo asasinato ancián Poio_cuidadoras
Las dos mujeres supuestas cuidadoras de un hombre de 85 años asesinado a golpes en las inmediaciones de su casa de Chancelas, Poio,  comparecen desde hoy y durante los próximos cinco días, en una vista oral en la que un jurado popular emitirá veredicto de culpabiliidad o inocencia hacia las mujeres sobre las que pesa una condena de la Fiscalía de 20 años de cárcel cada una.

Un mes antes de los hechos, el anciano modificó su testamento, que en principio beneficiaba a sus dos hijos, y lo puso a nombre de una de las mujeres. Se trata de Albertina Táboas, enfemera de profesión, que ya atendiera al hombre en la Clínica Domínguez de Pontevedra y supuesta colaboradora, Rocío Gondar.

Lo presionaron de tal modo que el anciano accedió a acudir a la notaría de Sanxenxo y modificar la escritura, con el compromiso de que una de ellas conviviría con él para prestarle todo tipo de servicios domésticos.

Pocos días después, de vuelta ambas de una discoteca, y de acuerdo con el relato del fiscal, lo sacaron de casa de madrugada hasta un callejón  y lo agredieron a golpes con una cazuela, una piedra y el propio bastón del hombre, lo que le provocó, entre otras lesiones, rotura de cráneo.

 

FALSO ROBO

 

Con el hombre moribundo, accedieron a la vivienda para revolver por completo la casa y dar la impresión de que se había tratado de un robo con violencia.

Al poco de iniciarse las investigaciones policiales, y en un registro domiciliario, en el domicilio de la enfermera aparecieron varios electrodomésticos del supuesto robo. A partir de ahí se formalizó la acusación y las dos confesaron el crimen, que tenía como objetivo hacerse con la herencia y repartirla entre ambas.

Desde entonces han permanecido en prisión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar