Obama, por la democratización de Cuba

Obama_Raúl Castro_Palacio Pazo da Revolución La Habana_Cuba

 

El presidente de EEUU, Barack Obama, se dirigió ayer al pueblo cubano con un discurso en el que defendió la democracia y apeló a la reconciliación de Cuba con EEUU y de los cubanos de dentro y fuera de la isla. Desde el Gran Teatro de La Habana, Obama se dirigió al presidente cubano, Raúl Castro, allí presente, al que recomendó que no tema “las voces diferentes del pueblo cubano” ni la posibilidad de que se puedan “reunir, hablar o votar”. Abogó por que los votantes puedan elegir su gobierno “con elecciones libres y democráticas” y apuntó que la democracia “da a las personas la capacidad de soñar y lograr mejorar su nivel de vida”. Asimismo, Obama dijo que un país que garantice el estado de derecho no debería permitir “detenciones arbitrarias” entre los que ejercen sus derechos “a expresar lo que piensan, organizarse, criticar a su gobierno o manifestarse públicamente”.

El mandatario estadounidense, que dijo que viajó a Cuba para “dejar atrás los últimos vestigios de la Guerra Fría de las Américas”, recordó que su decisión de restablecer lazos diplomáticos con Cuba se asienta en que la política de aislamiento “no funcionó” y que el embargo “dañaba a los cubanos en vez de ayudarlos”. Por ello, señaló que “es hora” de que el Congreso estadounidense levante esa política, si bien matizó que para que la economía despegue el Gobierno cubano debería facilitar los negocios así como el acceso a Internet.

Posteriormente, Obama mantuvo una reunión con 13 miembros de la disidencia y la sociedad civil en la Embajada de EEUU en Cuba. El presidente estadounidense elogió el “coraje extraordinario” de la disidencia cubana y apuntó que uno de los objetivos de la normalización con la isla es poder “escuchar directamente” al pueblo cubano y garantizar que tengan voz en la nueva etapa. En una entrevista concedida al canal deportivo ESPN, Obama dijo que había explicado a los disidentes que el aislamiento “daba poder a aquellos que querían ver cambios”. Varios de los disidentes valoraron como “positivo y franco” el encuentro y entregaron al presidente de EEUU un listado con 89 presos por motivos políticos en Cuba.

Antes de abandonar la isla Obama asistió a un partido amistoso de beisbol entre los Tampa Bay Rays y la selección nacional de Cuba. El mandatario estadounidense, que fue despedido por Castro en el aeropuerto, puso rumbo a Argentina.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar