Se agrava la crisis de Podemos tras el cese de su «número tres»

Pablo Iglesias_Íñigo Errejón_escanos Congreso Podemos_confrontación

 

Varios miembros de la dirección de Podemos coincidieron ayer en justificar la decisión del secretario general, Pablo Iglesias, de cesar a su secretario de Organización, Sergio Pascual, por una «pérdida de confianza» tras las dimisiones de diez miembros de la dirección del partido en Madrid.

Sin embargo, los diez dimisionarios de Madrid mantienen su posición contraria al modo de dirigir Pablo Iglesias, abiertamente confrontado con Íñigo Errejón, su vecino de escaño en el Congreso de los Diputados.

Los citados diez ex miembros de Podemos rechazan el contenido de la nota difundida por Pablo Iglesias en la que califica de «gestión deficiente» la del cesado Pascual.

BESCANSA

La secretaria de Análisis, Carolina Bescansa, desvinculó la destitución de Pascual de los desacuerdos que, según admitió, pueden existir respecto a tácticas concretas. «El que quiera ver divisiones ideológicas importantes o estrategias distintas creo que no nos conoce», subrayó en declaraciones en el Congreso.

Tras señalar que Podemos tiene que trabajar por atraer al PSOE a una mesa de negociación para formar Gobierno, Bescansa dijo que «quienes llevan a cabo desde dentro de la organización acciones que lo que hacen es debilitar a Podemos en un momento tan delicado como este creemos que no ayuda y lo que hay que hacer es corregir».

La portavoz adjunta de Podemos en el Congreso y jefa del gabinete de Iglesias, Irene Montero, señaló a Pascual como «máximo responsable» de los «problemas organizativos» de la formación, que gestionó de forma «deficiente» e «inadecuada». Montero explicó que Pablo Iglesias comunicó personalmente ayer en el Congreso a Pascual su decisión de destituirle por «pérdida de confianza», de acuerdo con la «dinámica» del partido en la que la Ejecutiva actúa como un «equipo de apoyo» al secretario general, quien tiene competencias para nombrar y destituir a los miembros del Consejo de Coordinación.

El responsable de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafael Mayoral, dijo que los errores de Pascual en los últimos tiempos han sido «evidentes» y requerían una «reorientación» de la política organizativa y territorial del partido.

También el cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, se mostró convencido de que Pascual debería haber dimitido tras la crisis de Madrid y no aferrarse al cargo. Monedero criticó en un mensaje difundido en las redes sociales las dimisiones en Madrid «a mitad de la investidura». «Estas dimisiones, marcadas por legítimos intereses pero expresados en un momento en donde el foco debía estar en otro lado, demuestran que aún no somos el partido que queremos ser», dijo.

«DIFICULTADES ORGANIZATIVAS»

Por otro lado, el secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Luis Alegre, dijo que no se plantea dimitir a pesar de las «dificultades organizativas», al tiempo que hizo hincapié en la necesidad de seguir trabajando porque no es momento de «seguir mirando hacia dentro». Tras reconocer que hay «dificultades organizativas», pero que «no responden a ningún tipo de discrepancia política», Alegre sostuvo que no se plantea «nada que no sea seguir trabajando».

Desde otra perspectiva, el ex secretario de Organización de Podemos en la Comunidad de Madrid, Emilio Delgado, cuya dimisión hace unos días fue uno de los detonantes de la crisis, criticó ayer en su cuenta de Twitter el cese de Pascual, de quien dijo está pagando por la «irresponsabilidad de otros».

LA NOTICIA EN LOS PERIÓDICOS

EL PAÍS titula en portada: «El golpe de mano de Iglesias ahonda la crisis en Podemos», mientras que en páginas interiores señala: «La destitución refuerza a los contrarios a pactar con el PSOE». Según EL MUNDO, «Errejón se aleja de Iglesias por la purga en Podemos». Este rotativo publica que «el ‘número dos’ se toma un periodo de reflexión tras la destitución fulminante de su hombre de confianza en la dirección». Según ABC, «Pablo Iglesias acapara más poder en Podemos ante el silencio de Errejón».

Para LA VANGUARDIA, «la crisis entre Iglesias y Errejón se ahonda pese al último cese». EL PERIÓDICO destaca a toda página: «Podemos se divide». LA RAZÓN habla de «miedo a una purga de disidentes en Podemos». EL ECONOMISTA incide en que «Iglesias suma más poder en el partido y asume el control territorial».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar