Las reflexiones políticas en la prensa del día

EL PAÍS:

RAJOY PRETENDE CONGELAR LA SITUACIÓN POLÍTICA A LA ESPERA DE ELECCIONES

«El Gobierno consumó ayer la medida de no someterse al control parlamentario y por eso no acudió a la Cámara el ministro de Defensa». «Son tantas las sillas vacías que deja Rajoy que la imagen se ha convertido en una línea de acción. Ausentarse también es hacer política. Su apuesta es clara: o le reconocen a él su pleno derecho a gobernar, o no hay más opción que repetir las elecciones generales». «La parálisis ha condicionado también el tratamiento de la corrupción, apenas roto por el ‘expediente informativo’ anunciado tras más de un mes sin tomar decisiones sobre el último escándalo». «Objetivamente es difícil manejar los tiempos de una negociación política para la formación de Gobierno con la policía, la fiscalía y los jueces trabajando en asuntos de corrupción, la opinión pública muy pendiente y un amplio horizonte de juicios por delante. Pero no tanto como para que Rajoy también deje enfriar la conversación que dice desear con Pedro Sánchez. Como si la situación política no estuviera ya suficientemente congelada».

ABC:

EL CONTROL AL GOBIERNO NO ESTÁ DE MÁS

«La batalla jurídica entre el Gobierno y el presidente del Congreso a cuenta de si el Ejecutivo en funciones debe someterse al control de la oposición en la Cámara está servida». El ministro de Defensa, Pedro Morenés, se negó ayer a comparecer en la comisión correspondiente y, probablemente, Patxi López «cumpla su amenaza de acudir al TC para que resuelva la duda, inédita en nuestra democracia, de si un Parlamento recién nombrado que niega su confianza para la continuidad de un Gobierno anterior está en el deber de controlar su actividad». «A la espera de que el TC pudiese pronunciarse, el Gobierno en funciones tiene poco que perder dando explicaciones parlamentarias». Por un lado, porque es «evidente que la oposición está dividida y frustrada tras haber sido incapaz de promover un ‘gobierno del cambio’ frente al PP». Y porque Rajoy «tendría la oportunidad de atraer a la parte fugada y descontenta de su electorado, y recuperar la presencia perdida ante la opinión pública». «El PP tendría poco que perder y la percepción de cierta normalidad institucional con el control al Gobierno, aunque sea muy sui géneris, generaría estabilidad».

LA VANGUARDIA:

CONFLICTO INSTITUCIONAL

«Una vez más, tras una muralla de argumentos jurídicos, las instituciones están desviando una diferencia política al terreno de los jueces. De nuevo lo que podría solucionar el diálogo franco y abierto se deriva al poder judicial. Es cansino tener que constatar que, una vez más, nuestra democracia queda bloqueada por la incapacidad de aceptar el diálogo como método para afrontar las diferencias. Este nuevo choque es fatal para España». «¿Tan difícil es acordar una fórmula consensuada que, más allá de argumentos legales, permita, en nombre del sentido común, la comparecencia del Gobierno en funciones ante la representación parlamentaria del pueblo? No es fácil entender qué beneficios espera obtener Rajoy sin ofrecer una alternativa. Si no se ha descartado aún como opción de futuro, Rajoy, consensuando las comparecencias de sus ministros, podría anticipar el talante de apertura y transparencia que los tiempos y el complicado resultado electoral reclaman».

LA RAZÓN:

LA CENSURA PREVENTINA DEL CANDIDTO SÁNCHEZ

La posición que defenderá España en el Consejo Europeo ha sido consensuada por los distintos grupos parlamentarios y difiere muy poco de la que ya mantuvo el Ejecutivo español ante los primeros contactos negociadores con Turquía. «Frente a esta actuación institucionalmente impecable del Gobierno, el secretario general socialista, Pedro Sánchez, se despachó con una carta insultante para Mariano Rajoy». «Una precipitación en el juicio de intenciones que retrata el sectarismo con que el candidato socialista despacha todo lo que tenga que ver con el Partido Popular y que no augura nada bueno para la estabilidad política de España. Una intransigencia que, luego, reprocha en los otros».

ABC:

PODEMOS Y EL CUENTO DE LA NUEVA POLÍTICA

«Las promesas de renovación política y regeneración democrática que tan hábilmente han empleado algunos líderes emergentes con el fin de ganar votos (…) se están convirtiendo en papel mojado conforme pasa el tiempo». «Podemos está demostrando con hechos que es la antítesis de esa teórica democracia asamblearia que dice representar». «Asimismo, la transparencia es otro de sus compromisos electorales que brillan por su ausencia». «Si a todo ello se suman el funesto sectarismo y la nefasta gestión de los ‘gobiernos del cambio’ en ayuntamientos y autonomías, con la destrucción de riqueza y empleo, o el incumplimiento de las rebajas de sueldo y el fin del enchufismo anunciados en campaña, es evidente que las miserias que tanto denunciaba Iglesias son norma común en Podemos». Mientras, Albert Rivera «ha terminado convirtiéndose en el socio más fiel y útil del PSOE». Juega a su favor su «honroso» intento de mover el tablero político en busca de un Gobierno de «aritmética harto complicada», pero en «ese empeño por solucionar los problemas de España desde la tolerancia y el llevarse bien con todos» «corre el riesgo de diluir sus señas de identidad».

EL MUNDO:
CUANDO LOS OTROS PAGAN LAS CONSECUENCIAS, SR. JUNQUERAS

Junqueras pretende que «el Estado español siga poniendo dinero sin ningún tipo de control ni garantía de devolución para que el Gobierno catalán siga avanzando en el proceso de desconexión que acabará con la proclamación de un Estado independiente». «La Generalitat lo pide todo pero no está dispuesta a dar nada a cambio». «Incumple los objetivos de déficit y se endeuda por encima de toda racionalidad porque sabe que las consecuencias las pagarán otros. En este caso, el Estado español y el resto de comunidades. Cuanto más lejos llega en su insolidaridad, más solidaridad exige. Y además, pone en marcha una ley para expoliar a la Hacienda estatal a la que hoy va a pedir esos 7.500 millones de euros sin asumir la menor garantía de devolución. Esta es la situación a la que hemos llegado por la dejación de las responsabilidades de los sucesivos Gobiernos, que jamás se han atrevido a imponer una condicionalidad al dinero que con tanta alegría ha malgastado la Generalitat».

LA RAZÓN:

EL NUEVO RESCATE DE CATALUÑA NO PUEDE FINANCIAR EL SEPARATISMO

El ministro de Hacienda probablemente arbitrará una fórmula legal para acceder a la petición de la Generalitat y salvar el riesgo de que las agencias de calificación de deuda rebajen la solvencia de Cataluña «con las inevitables consecuencias negativas para el conjunto de España». Cataluña, «lastrada por la pésima gestión de unos gobiernos enfangados en el desafío separatista, asfixiada por una propaganda que sólo busca la transferencia de las responsabilidades propias y con la tesorería sobrecargada por una burocracia elefantiásica, a la mayor gloria del soberanismo, necesita volver a la racionalidad y afrontar un profundo programa de reformas que devuelvan el crédito y el futuro a sus ciudadanos. Y el Estado, por su parte, desde la obligación que tiene de garantizar los servicios sociales y la protección de todos los ciudadanos españoles, debe arbitrar financieramente a Cataluña, pero, también, demandar garantías de que el dinero de los impuestos se dedica a las funciones previstas, que no son las de sostener un proceso separatista».

EL PAÍS:

ALTA TENSIÓN EN BRASIL

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva se convirtió ayer en el ministro Lula. Un conversación entre la presidenta y Lula poco después de que la prensa divulgara el nombramiento «refuerza las sospechas del afán de huir de la justicia del mandatario brasileño». «Para los investigadores no hay duda: Rousseff trató de garantizar que Lula no fuera a la cárcel antes de su toma de posesión». «En medio de una gran tensión -a la que se sumó la orden de suspensión cautelar del nombramiento por parte de un juez de Brasilia, inmediatamente recurrida por el Gobierno- hay juristas que cuestionan los procedimientos de Moro, acusándole de vulnerar la ley; otros acusan a la presidenta -y a Lula- de poner trabas a la justicia. Polarización extrema en la política, la justicia y la calle».

EL MUNDO:

EL CINISMO DE LULA INCENDIA BRASIL

«Si su nombramiento como ministro entra en vigor, Lula dejará de ser un ciudadano más y pasará a estar aforado, y de ese modo sólo podría ser investigado por la Corte Suprema Federal, «con una mayoría de jueces nombrados por el propio exmandatario o por Dilma Rousseff». No hay que poner en duda la imparcialidad de los magistrados, pero «como mínimo Lula sí conseguiría ganar mucho tiempo». «De ahí que, aunque sólo fuera por motivos puramente estéticos, Lula y Dilma quedan políticamente deslegitimados con esta burda estratagema». «La irresponsabilidad demostrada por Lula empaña todavía más una imagen que ha pasado de parecer inmaculada a estar completamente rota».

LA VANGUARDIA:

EL AFORAMIENTO DE LULA ENCIENDE BRASIL

«Si desde un punto de vista ético resulta condenable aforar a un investigado por corrupción, como pretende la presidenta Rousseff, también es sorprendente que sea el mismo juez del caso Petrobras quien filtre a la opinión pública la polémica conversación entre Rousseff y Lula, cuando la primera avisa al segundo que le manda el nombramiento de ministro -ahora anulado por otro juez- para que lo utilice en caso de que la policía se presente en su casa para detenerle. El resultado de todo ello es que la escalada de denuncias cruzadas entre opositores y partidarios del PT, así como la batalla institucional entre la justicia y el Ejecutivo y la progresiva radicalización de las posiciones, no facilita la calma necesaria para que Brasil salga de la crisis en la que se encuentra».

EL PERIÓDICO:
LA GRAVE CRISIS POLÍTICA DE BRASIL

«Con una cartera ministerial, Lula pasaría a ser aforado de modo que solo podría ser juzgado por el Tribunal Supremo de quien estima una benevolencia mayor de la que cabría esperar de un tribunal ordinario. Hay, además, otra razón que explica esta repentina entrada de Lula en el Gobierno. Rousseff puede estar a un paso de su destitución como presidenta y la presencia del líder del Partido de los Trabajadores en el Ejecutivo permitiría mantener vivo este Gobierno que tiene ahora una gran fragilidad y al mismo tiempo enderezaría la economía brasileña». «Que Lula esté acusado de corrupción e intente refugiarse en un ministerio para protegerse no hace más que añadir leña al fuego de la decepción convertida ya en ira popular».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar