Así funcionan los radares de tramo

 

Radar de tramo

Dos fueron los primeros radares de tramo instalados en España: en el túnel de Guadarrama en la AP-6 entre Madrid y Segovia, y en el túnel de Torrox, en la A-7 en Málaga. Los radares de tramo son capaces de reconocer los caracteres de la matrícula de un vehículo en dos puntos diferentes de un mismo tramo de carretera, registrar con precisión la hora de paso y obtener la velocidad media. Teniendo en cuenta la longitud del tramo y el tiempo empleado por el vehículo en recorrerlo, el sistema calcula la velocidad media y si ésta es superior al límite establecido en ese recorrido, se envía a través de fibra óptica al centro de gestión correspondiente.

CÓMO FUNCIONAN
Los controladores de velocidad de tramo disponen de una cámara para cada carril. Estarán instaladas en los pórticos (también en columnas), tanto al inicio como al final del tramo elegido, que tendrá una longitud de 3 a 5 kilómetros. Todas las cámaras estarán interconectadas, así que no servirá de nada cambiarse de carril. No obstante, todos los radares estarán señalizados.
Se conectan a un servidor que almacena todas las imágenes del vehículo y datos como la matrícula, la hora, el minuto, el segundo, incluso la milésima de segundo. Ambos relojes estarán sincronizados vía satélite.
Funcionan de noche y de día, disponen de iluminación por láser-led (invisible al ojo humano), no pueden ser neutralizados por los sistemas antirradar y cuentan con mecanismos de vigilancia anti-vandalismo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar