Sánchez y Rivera se niegan al contacto personal con Rajoy

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, adelantó ayer que no se reunirá con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ya que señaló que los contactos entre los partidos deben correr a cargo de los equipos negociadores. «Le digo a Rajoy que para hablar de investiduras, hay que hablar en los equipos negociadores. Vamos a seguir intentando construir esa mayoría parlamentaria que propicie que haya un gobierno de cambio», afirmó el dirigente socialista. El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, señaló que sólo aceptan que los negociadores socialistas y populares dialoguen sobre temas de Estado, como la reforma de la Constitución. Además, dijo que han decidido ofrecer una reunión al PP para que «no se sientan víctimas» y sus dirigentes no digan que se pretende establecer un «cordón sanitario» en torno a su partido.

Desde Ciudadanos, su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta, explicó también que deben ser los equipos negociadores de las tres formaciones los que dialoguen sobre el documento suscrito por su partido con los socialistas. A su juicio, la reunión con Rajoy sólo habría tenido sentido si el líder del PP hubiera intentado su investidura.

PSOE y Ciudadanos advirtieron ayer de que el diálogo que pretenden abrir con el PP no va a «empezar de cero», sino que tendrá como base el documento con las 200 medidas que firmaron Pedro Sánchez y Albert Rivera. Los responsables económicos del PSOE, Jordi Sevilla, y de Ciudadanos, Toni Roldán, expusieron esta postura después de la reunión que mantuvieron ayer con asociaciones de autónomos para exponerles las medidas contenidas en el pacto.

Por otro lado, Sánchez admitió ayer que su partido, con sus 90 diputados, «no tiene fuerza suficiente» para formar un gobierno monocolor, por lo que dijo que no se cierra a entablar una coalición con otras fuerzas políticas. «No me cierro a ninguna formulación», señaló el líder socialista, que no descargó un hipotético gobierno encabezado por él, en el que Iglesias pudiera ser vicepresidente. Al respecto, se mostró convencido de que logrará ser investido presidente porque el líder de Podemos «al final recapacitará» y se evitará que haya nuevas elecciones.

En otro orden de cosas, la reunión entre las formaciones de izquierda que iba a celebrarse ayer quedó cancelada por la anunciada incomparecencia de socialistas e IU. Podemos acabó cancelando la cita que iba a mantener sólo con Compromís y acusó al PSOE de «bloquear» la mesa.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar