Urdangarín desvincula a su mujer de sus negocios privados

 Urdangarín_banquillo

Iñaki Urdangarin concluyó su declaración desvinculando a su mujer, la infanta Cristina, y a su suegro, el rey Juan Carlos, de sus negocios privados. Al ser preguntado si el Rey intercedió en sus negocios, respondió categóricamente: «En ningún momento». Urdangarin afirmó que nunca se pretendió usar a la Infanta como «escudo fiscal» cuando ambos crearon la empresa. Además, subrayó que ella «nunca ha intervenido en la economía familiar», un aspecto del que se encargaba él personalmente.

En cuanto a la razón de que la Infanta figurara como copropietaria de Aizoon, dijo que la incluyó en la sociedad por «ilusión». «Simplemente era un tema de ilusión de compartir el proyecto de Aizoon con ella y hacerla participe de la sociedad», declaró. Urdangarin aclaró que la empresa se creó para canalizar sus honorarios profesionales y que ella no podía hacer ninguna gestión porque no tenía poderes. Además, aseguró ante la Audiencia de Palma que nunca han tenido cuentas en paraísos fiscales.

La imagen de la Infanta en su declaración ante el tribunal acapara las primeras de todos los diarios, que también coinciden en sus titulares, en los que reflejan las palabras de Doña Cristina, en las que muestra su «confianza» en su marido y en su inocencia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar