18 empresas gallegas trabajarán en el parque tecnológico de Rozas

Después de una reunión mantenida con el presidente y consejero delegado de Inaer, Manuel López Aguilar, y con el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, Feijóo afirmó que con esta reunión se dan los primeros pasos para materializar oficialmente este acuerdo de colaboración que se firmará el próximo mes de abril.

“Estamos hablando de la implicación directa de 18 empresas gallegas, de 10 centros tecnológicos y de las tres universidades”, precisó, destacando que -además de las tres universidades- los diez centros tecnológicos son: AIMEN; CESGA; GRADIANT; LOURIZÁN; ITMATI; CITIC; CTAG; CETMAR; CIAR, e ITG.

PUNTO DE PARTIDA

Feijóo aseveró que, con este encuentro se pone el punto de partida a un proyecto tecnológico comprometido con Galicia, con el empleo y con una industria innovadora de gran proyección internacional. E, incidió en que esta alianza estratégica que la Xunta firmó con estas dos multinacionales contempla “como mínimo una década de trabajo conjunto”.

No en vano, el titular del Gobierno gallego resaltó que entre las dos empresas, Inaer e Indra, suman más de 8.000 millones de euros de facturación anual y 48.000 empleos; “y, han acreditado solvencia técnica y experiencia en I+D+i en el ámbito de la aviación no tripulada para convertirse en los mejores socios industriales con los que materializar el parque tecnológico que la Xunta concibió para el aeródromo de Rozas”, añadió.

Una inversión de 115 millones de euros y la creación de 600 empleos
Más al por menor, Feijóo recordó que la creación de este parque tecnológico e industrial contará con una inversión pública-privada de 115 millones (75 millones que aportan Inaer e Indra, y 40 millones invertidos por la Xunta). Además de contemplar la creación de 600 puestos de trabajo; y que tanto Indra como Inaer trasladen a Galicia toda su actividad en el campo de los aviones no tripulados y, con eso, los dos centros de mantenimiento de su flota de aeronaves.

AVIONES Y HELICÓPTEROS NO TRIPULADOS

Asimismo, este proyecto pondrá en marcha dos fábricas -la fábrica de helicópteros no tripulados de Inaer y la fábrica de aviones no tripulados de Indra-; y supondrá la implantación en Galicia de 6 nuevas empresas: tres de ellas filiales de Indra, y tres empresas nuevas (Acubens, S4A Solutions for Aviation y Tecnam Aviation).

El compromiso de ambas multinacionales de que desarrollarán en la Comunidad un catálogo de productos que fabricarán en Galicia para comercializar a nivel mundial; y el impulso de nuevas tecnologías aplicables, también, en sectores como el naval, la automoción o el metalúrgico, son otros objetivos de esta iniciativa.

El polo aeronáutico de Rozas contará, por otra parte con un Centro tecnológico; con una Oficina de diseño y certificación; con una Unidad de instrucción y formación de pilotos, y otra para operadores de sensores; con un Centro de control de tráfico aéreo; con un nuevo hangar; y con una incubadora de empresas.

IMPACTO SOBRE EL TEJIDO INDUSTRIAL

Durante su intervención, Feijóo subrayó que el parque tecnológico e industrial de Rozas va a tener un impacto claro sobre el tejido industrial de Galicia y también sobre las pymes del sector, ya que ganarán en capacidad tecnológica, en volumen de producción, y en proyección internacional, puesto que el trabajo que se realice desde Rozas contribuirá a posicionar Galicia en el contorno de una industria europea en pleno proceso de expansión.

“Y, es innegable que la industria de aeronaves no tripuladas tiene, además, una importante aplicación en los servicios públicos. Y nos interesa mucho avanzar en la extinción de incendios, en la gestión de los recursos forestales, agrícolas y ganaderos, en el salvamento marítimo, en la vigilancia costera, en la protección del patrimonio cultural, y en la gestión de las emergencias”, recordó.

Sobre este punto, Feijóo confirmó que entre las diferentes tecnologías y productos que se van a desarrollar en Galicia figuran tres modelos de aviones no tripulados con un alto valor potencial en el mercado: uno de ellos para la vigilancia de incendios, otra aeronave de ala fija para la vigilancia costera, y un vehículo marino no tripulado que incluye un microrobot submarino capacitado para la recogida de muestras.

“En definitiva, esta semana comenzamos a trabajar, en contacto permanente con las dos empresas responsables del proyecto. Tenemos ante nosotros un plan para convertir el aeródromo de Rozas en un parque industrial y tecnológico, para poner en valor las ingenierías de las universidades gallegas; para servir a la industria naval y de la automoción; para seguir ampliando las empresas del sector aeronáutico… Tenemos la oportunidad de ser pioneros en España y en Europa”.

Feijóo concluyó expresando su convencimiento de que Rozas “puede ser un punto de referencia a nivel europeo”. “Y, estamos también revitalizando el interior de Galicia”, afirmó, a lo que añadió que este acuerdo nace “con vocación de permanencia y 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar