Rajoy culpa a Sánchez de dañar a España creando desconfianza en su economia

Mariano Rajoy ha culpado a Pedro Sánchez de transmitir una imágen de incertidumbre económica en el ámbito internacional que podría tener una repercusión negativa en un momento de recuperación en el que España ha superado la crisis y tiene una favorable imágen en el exterior tanto en en la actividad económica en general como en la creación de empleo.

Tambien se ha referido a Sánchez como responsable de un «ejercicio de demolición iconoclasta» al proponer medidas contra las reformas del Gobierno que han permitido salir de la crisis.

Rajoy expresó su preocupación por esa actitud del candidato socialista, cuando es conocido que esas reformas fueron positivas para España.

UN «BLUF»

Haciendo referencia al significado de la palabra por Sánchez utilizada, «bluf»,  según la Real Academia Española, como «montaje propagandístico destinado a crear un prestigio que después se revela falso».

El presidente del Gobierno en funciones  ha calificado el discurso del dirigente socialista  como un hecho asociado a la «teatralidad» y a una «candidatura ficticia», recordándole sus contínuas negativas a mantener conversaciones con el Partido Popular.

LA «FARSA»

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, criticó a Pedro Sánchez por «tomar el pelo a los españoles» y orquestar la «farsa» de una «investidura ficción» que sólo es un «bluf» con el fin de iniciar la campaña electoral ante unas nuevas elecciones.

Según los diarios, Rajoy ofreció un discurso de tono despectivo hacia Pedro Sánchez y la bancada socialista y desconsiderado con Albert Rivera, plagado de ironías y reproches, en el que consideró que el pacto entre PSOE y Ciudadanos, «de muy limitada relevancia», se ha presentado «como si fuera el pacto de los Toros de Guisando». El líder del PP destacó las versiones «contradictorias» que Sánchez y Rivera hacen del pacto, que definió como «un curalotodo, un bálsamo de Fierabrás» y acusó a Sánchez de no ser «leal» a los españoles, de no haber «movido un dedo» para formar Gobierno al vetar al PP en «el ejemplo más singular de cerrazón que ha conocido la política española» y negarse a hablar con el partido ganador de las elecciones, que representa a más de siete millones de votantes.

Rajoy dijo que la actitud de Sánchez, «en promoción personal en solitario» y en «plena era triunfal» tras el 20-D, «declarando solemnemente la campaña electoral» porque es lo que más le conviene, «ha abierto de par en par una gran puerta a la desconfianza» y España ha pasado de ser un «estímulo en Europa» a convertirse en «una zona de sombra», al tiempo que insistió en el efecto «devastador» que supondría que se derogasen las reformas puestas en marcha por su Gobierno. El líder del PP justificó el no al «programa de ficción» de Sánchez porque supone un «contrarreforma» de la política económica y social de la última legislatura y «una amenaza para los intereses de los españoles».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar