La prensa analiza la frustración de Pedro Sánchez

 

EL MUNDO: NADIE SE MUEVE, EL BLOQUEO SE AGUDIZA

«Todo sigue igual «tras la votación de investidura en la que Pedro Sánchez obtuvo el resultado que estaba cantado antes de que el líder socialista subiera a la tribuna del Congreso anteayer. «PP y Podemos tumbaron el pacto entre PSOE y Ciudadanos sin el menor de los titubeos y sin molestarse en separar el grano de la paja». «Se perdió con ello una gran oportunidad para avanzar hacia un pacto de Estado que permitiera salir del impass en el que nos hallamos y en el que vamos a seguir las próximas semanas si no se produce un milagro». «Si nadie mueve ficha desde hoy hasta el próximo 2 de mayo, estamos condenados a nuevas elecciones». «El reloj ha empezado a contar». «El PSOE no quiere negociar nada con el PP y resulta cada día más improbable un pacto del PSOE con Podemos».

«El único líder político que mostró flexibilidad es Albert Rivera». «Rajoy se dedicó a ridiculizar el intento de Sánchez de formar Gobierno». «El líder de Podemos acusó a Sánchez de someterse a los poderes fácticos para continuar con la política del PP». «Dio la impresión de que Sánchez e Iglesias son incompatibles en el mismo Gobierno». «Para lo que ha servido el debate ha sido para evidenciar las enormes facturas entre los partidos que tienen la llave de la gobernabilidad y las crecientes diferencias y antagonismos entre sus líderes con la excepción de Rivera». «Puestos a buscar la parte positiva, el Congreso volvió ayer a ser la sede de la soberanía popular En esto, por lo menos, sí hemos salido ganando».

 

ABC: SÁNCHEZ FRACASA

«Pedro Sánchez fracasó en su primer intento de ser investido presidente, tras comprobar su incapacidad de sumar más escaños que los de Ciudadanos». «Ayer no hubo un debate de investidura al uso, sino una bronca sucesión de mítines preparatorios de una nueva campaña electoral». «Si no media una sorpresa mayúscula -o un milagro inédito porque PP o Podemos rectifiquen-, la investidura apunta a un descalabro por primera vez en democracia». «Fue un debate de ruptura y no de sumas. Sánchez solo cosechó una humillación por parte del populismo extremista, que apenas dejó ningún resquicio a una negociación». «Solo Albert Rivera mantiene su respaldo al PSOE».

«En su discurso, muy contundente en el fondo y de bronca ironía en las formas, Rajoy no hizo concesión alguna al PSOE. Nunca ha perdonado a Sánchez que lo tildase de ‘indecente’ durante la campaña, y ayer pasó al PSOE todas las facturas pendientes». «La apuesta de Rajoy por la repetición de las elecciones parece evidente». «Quien provocó las caras más largas en el PSOE fue Pablo Iglesias, que cercenó toda posibilidad de diálogo salvo que Sánchez excluya a Rivera. Con un discurso destructivo e hiriente, el Iglesias más arrogante sobreactuó al límite. Rivera fue el único que rebajó el tono del encendido debate, y casi se limitó a pedir al PP que jubile a Rajoy». «En lugar de defender su sí a Sánchez, pidió al PP que se abstenga».

 

EL PAIS: SÁNCHEZ Y RIVERA PERDERÁN LA VOTACIÓN, PERO SUS ARGUMENTOS HAN GANADO

«Tal y como estaba previsto, el intento de Pedro Sánchez y Albert Rivera para formar un Gobierno de cambio no consiguió los apoyos necesarios para lograr la investidura del líder socialista en el primer intento». «Y eso que se trata de una propuesta con sentido, una plataforma reformista fruto del diálogo y de un pacto en el que el PSOE y Ciudadanos han buscado los puntos de encuentro, dentro del centroizquierda, para desbloquear la situación». «El debate de ayer abrió todavía más la brecha de los firmantes del acuerdo con Mariano Rajoy y Pablo Iglesias».

«Rajoy asumió el papel de jefe de la oposición, queriendo hacer olvidar su negativa a intentar formar Gobierno por ser el partido más votado». «En un tono faltón y con una ironía malograda, descalificó el proyecto y no hizo esfuerzo alguno por acercar posiciones». «Peor estuvo Pablo Iglesias, que sigue sin entender dónde se encuentra. Realizó varias intervenciones agresivas e insultantes, más propias de un mitin electoral». «Pedro Sánchez respondió a ambos con tranquilidad». «Mantuvo cerrada la puerta al PP -un error persistente-, mientras la dejó abierta a Podemos, una opción ya imposible». «Fue Albert Rivera el líder que más despuntó. Rivera sí encontró su lugar en el Parlamento».

 

LA VANGUARDIA: EL TIEMPO DE LA CENTRALIDAD

«Pese a su resultado, el debate ayudó a precisar los contornos de la actual coyuntura, distinta de las anteriores legislaturas y caracterizada por la fragmentación, que obliga a una nueva etapa de diálogo, acuerdo y pacto». «El discurso de Rajoy fue muy duro en su fondo y sarcástico en la forma». «Más desabrida fue, si cabe, la intervención de Pablo Iglesias, que calificó a Sánchez de miserable y a su plan de engaño». «Quizá la mayoría de los ciudadanos sintonicen con quienes acreditan voluntad de diálogo, aún a costa de sacrificar parte de su programa, que con los que se enrolan en una arrogancia cultivada en años de mayorías holgadas, o enraizadas en principios intocables». «Corren tiempos para la centralidad y el pacto. Desde esta óptica, no fueron ni el PP ni Podemos los que sintonizaron ayer mejor con el presente, ni los que salieron mejor parados del debate».

 

EL PERIÓDICO: EL PRIMER INTENTO DE SÁNCHEZ

«El alto voltaje empleado en sus intervenciones por Mariano Rajoy y Pablo Iglesias indicó que los extremos del arco parlamentario no facilitarán las cosas en los próximos días o semanas». «Liquidadas las mayorías absolutas, se trata ahora de llegar a acuerdos dentro de cada bloque ideológico». «No son ociosas las apelaciones que ayer se hicieron a la Transición. Habrá que reconocer que los acuerdos tienen que ir más allá de las afinidades. Sánchez y Rivera han sido hasta ahora los únicos que han alcanzado puntos de encuentro, que no chocan en lo fundamental con los mínimos que plantean otras fuerzas de cambio. Muchas de las grandes líneas de los nuevos tiempos no se pueden trazar sin el concurso del PP».

 

LA RAZÓN: TODO INDICA QUE MAÑANA SERÁ EL FINAL DE LA COMEDIA

«Pueden sumarse mayorías ficticias, arrogarse triunfos simbólicos y meter en el mismo saco a todos los que ayer pidieron la marcha de Rajoy, pero este cúmulo de grupos no ha sido capaz de llegar a acuerdos entre ellos, ni mucho menos de elaborar una propuesta de Gobierno». Sánchez no tiene mayoría suficiente. «El debate demostró que en estos momentos hay una verdadera batalla por la hegemonía dentro de la izquierda y que Podemos quiere acabar desbancando al PSOE en las próximas elecciones generales». «Si realmente Podemos aspira a convertirse en la primera fuerza de izquierda, incluso a formar parte de un Gobierno, debería adoptar soluciones más homologables con las democracias parlamentarias». «Pedro Sánchez ha realizado todas las combinaciones posibles para alcanzar el mayor número de apoyos pero, como estaba previsto, no lo ha conseguido». «Mañana tendrá la segunda posibilidad, aunque todo indica que será el final de la comedia».

 

LA RAZÓN: RIVERA SUMÓ SU SUERTE A UN VIAJE A NINGUNA PARTE

«El debate de investidura ha supuesto un fracaso para Pedro Sánchez y un revés para Albert Rivera, que sumó su suerte a una candidatura embarcada en un viaje a ninguna parte». «El presidente de Ciudadanos, sin duda bienintencionado, se ha posicionado ante la opinión pública como consorte del PSOE en una alianza de perdedores». «Que Albert Rivera se lo crea no asegura que sea lo que España necesita, más bien al contrario». «Fue también un exceso, un tanto soberbio, que se atreviera a intentar jubilar a Mariano Rajoy».

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar