La prensa analiza la negociación política

EL PAÍS:

PSOE Y CIUDADANOS TIENEN UN PROYECTO MODESTO, PERO NO TODOS PUEDEN DECIR LO MISMO

“El programa anunciado ayer por PSOE y Ciudadanos es vago e insuficiente. Se repite demasiadas veces que los asuntos se estudiarán o aparece la idea de que tal o cual promesa -por ejemplo, sobre impuestos- se llevará a cabo cuando se pueda, términos excesivamente imprecisos para un verdadero programa de gobierno. Aun así, representa un embrión de proyecto y por modesto que parezca, no todas las demás fuerzas con posibilidades de gobernar han llegado hasta ahí”. “En el pacto sorprende la falta de ambición sobre Cataluña, el problema más importante que afronta España”. “Muchos puntos necesitan explicación, corrección y matices. Ahora bien; es un esfuerzo que debería servir para desbloquear la situación”. PSOE y Ciudadanos están intentando, con mayor o menor acierto, “armar un pacto para corregir el rumbo de España”, que fue el mensaje de las urnas. “Podemos ha hablado con mucha claridad para desmarcarse del mismo. El PP no ha sido tan explícito, de momento, y eso le da la oportunidad de considerarlo un poco más despacio antes de precipitar una respuesta que no sólo mantenga el bloqueo, sino la certeza de que ni ahora ni más tarde conseguirá apoyos externos si pretende erigirse en intérprete exclusivo del interés general”.

EL MUNDO:

SÁNCHEZ Y RIVERA OCUPAN EL CENTRO Y DEJAN AL PP EN DIFÍCIL POSICIÓN

La primera virtualidad del acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos es que “ha servido para despejar el panorama político al situar a Podemos donde siempre ha estado: en una posición anti-sistema que aspira a hacerse con el poder para crear un nuevo modelo de Estado con una economía intervenida”. A pesar de la reacción de numerosos dirigentes del PP, entre ellos Rajoy, rechazando el acuerdo, ninguno “entró a analizar a fondo el contenido del pacto y ello es explicable porque sus planteamientos, con algunas excepciones, son perfectamente asumibles por el partido de Génova”. “Rajoy y su grupo parlamentario se van a ver abocados a tener que votar que no a una investidura con unas propuestas que podrían haber sido las suyas en lo esencial y que, sobre todo, comparten sus votantes”. “Ahora queda más claro que nunca que Rajoy se equivocó al no aceptar el reto de intentar formar Gobierno porque ello le hubiera permitido tomar la iniciativa política y presentar una oferta al PSOE y Ciudadanos muy parecida a ésta. Sería entonces Sánchez quién tendría que explicar los motivos de su negativa a no apoyar un programa reformista”. “Rajoy puede seguir argumentando que su partido ha sido el más votado y que tiene mayor legitimidad que el PSOE para gobernar, lo cual es cierto”, pero “no será fácil explicar a los españoles por qué no se suma a un programa que reúne casi todos los requisitos para sacar adelante a este país”.

ABC:

ACUERDO PARA ARRINCONAR AL PP

“El documento suscrito por PSOE y Ciudadanos no es un pacto de investidura, porque le faltan apoyos parlamentarios. Ni abre una segunda transición, en la pomposa afirmación de Albert Rivera, porque no aspira realmente a una revisión constitucional del Estado. Ni falta que hace, porque sería una irresponsabilidad hacerlo en este momento y con el Parlamento actual. Principalmente es un pacto cargado de estrategia y de táctica. Pedro Sánchez ha intentado aprovechar el protagonismo que asumió con el encargo recibido del Rey”. PSOE y Ciudadanos “trasladan al PP y a Podemos la carga, o bien de facilitar la formación de gobierno, o bien de meter al país en otras elecciones”. El documento acordado es “una amalgama de compromisos políticos que tienen en común, básicamente, desmantelar la legislatura de Rajoy”. “El acuerdo está orientado a impedir que el PP siquiera se abstenga. Por eso, el pacto entre PSOE y Ciudadanos es una operación de imagen política, pero confeccionada con un plan de gobierno que es básicamente izquierdista e intervencionista”. “PSOE y Ciudadanos han teatralizado un acuerdo con efectos secundarios no confesados. Ahora, el PP tendrá que analizar los costes de la posición que fije ante este acuerdo táctico de quienes, realmente, sólo buscan socavar su fuerza política”.

LA VANGUARDIA:

POSITIVO Y, A LA VEZ, DECEPCIONANTE

“España lleva más de dos meses con el Gobierno en funciones. Se trata de una situación provisional que a nadie beneficia. En este contexto, el logro, ayer, de un primer -y todavía insuficiente- acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos con vistas a la formación de gobierno puede valorarse como una noticia positiva”. Pedro Sánchez ha acreditado “un coraje político”, que “es imprescindible para devolver a España una estabilidad sin la cual la actividad económica, entre otras, se ve perjudicada”. “La nota positiva que supone el logro de este pacto preliminar se ve ensombrecida por su contenido relativo a la cuestión catalana”. La “rotunda negativa al referéndum” y la “ausencia de alternativa resultan decepcionantes. No sólo para Catalunya. También para toda España, cuyos dos problemas mayores son, ahora, la recuperación económica y laboral, y el encaje catalán”.

EL PERIÓDICO:

UN PASO ADELANTE

“No es un acuerdo de Gobierno, pero es un paso adelante”. “Necesitamos acuerdos y para eso hay que renunciar a parte de lo propio. Es mucho más positiva una renuncia en pos de un acuerdo, que el incumplimiento de un programa cuando se tiene mayoría para llevarlo adelante. Y de eso ya hemos visto mucho”. “Si el diálogo no cuaja y hay que volver a las urnas, cada partido se presentará ante los electores, además de con su programa, con el bagaje de lo que ha hecho para cumplir el mandato de los españoles de llegar a un acuerdo. En ese viaje, Sánchez tiene muchos números para ganar la opción de repetir como candidato del PSOE y, junto con Rivera, tendrán el activo de, al menos, haber intentado el acuerdo”.

LA RAZÓN:

RIVERA APOYA A SÁNCHEZ EN UN PACTO EN CONTRA DE SUS VOTANTES

“La puesta en escena de la firma del ‘Acuerdo para un Gobierno reformista y de progreso’ entre Pedro Sánchez y Albert Rivera tuvo un protocolo muy medido, estricto y exagerado para el contenido del documento y las posibilidades reales de que la suma de PSOE y Ciudadanos pueda permitir un relevo en el Gobierno”. “Rivera se ha empleado a fondo en un acuerdo que no le sitúa como una fuerza de centro”, en una operación que “corre el riesgo de defraudar a sus votantes. Después de todo, la mitad de su electorado procede del votante del PP, que no comprendería su empeño en facilitar el Gobierno al PSOE y ser su marca blanca. Es incomprensible que Ciudadanos quiera convertirse en un partido ‘muleta’ de los socialistas”. “Ciudadanos debe reflexionar sobre las responsabilidades de crear un centro político que estructure sobre el PSOE, un partido que ha perdido la centralidad de la sociedad española y que aceptaría también, un Gobierno con Iglesias, que está en las antípodas de Rivera”.

PODEMOS PAGA SU INGENUIDAD CON EL PSOE

El pacto entre Sánchez y Rivera “supone un nuevo hito en la reconocida habilidad de los socialistas para explotar la ingenuidad de los partidos que se encuentran a su izquierda, cualquiera que sea su denominación. Mejor hubiera hecho el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en escuchar los consejos de los veteranos del Partido Comunista de España antes de enredarse en unas mesas de negociación que el PSOE ha utilizado como cortina de humo”. “Podemos paga su error de percepción política al confiar en un partido socialista que pretende reverdecer sus señas de identidad socialdemócratas y situarse de cara a las elecciones intentando acabar con Podemos y con Pablo Iglesias”.

CINCO DÍAS:

UN PROGRAMA PARA EMPEZAR A HABLAR

“El acuerdo de Gobierno presentado ayer por PSOE y Ciudadanos constituye antes que nada un ejercicio de responsabilidad política, además de una muestra de capacidad de diálogo y de voluntad de consenso por ambas partes”. “Lo suscrito por Pedro Sánchez y Albert Rivera es un pacto serio, equilibrado y razonable, susceptible de servir de base para un acuerdo mayor que permita a España a salir de este periodo de Gobierno en funciones y entrar de lleno en la nueva legislatura”. No constituye un programa perfecto, “pero si una propuesta seria que puede y debe servir de base para negociar con el Partido Popular. Pese a que la primera reacción de los populares ha sido negativa, lo que entra dentro de la previsible lógica política, lo acordado por socialistas y naranjas merece una reflexión y un análisis que evidencien un esfuerzo por parte de los populares para acercar posiciones”. “De momento hay un programa sobre la mesa, ahora resta trabajar sobre él”.

EL ECONOMISTA:

EL PP DEBE APOYAR EL PACTO PSOE-C’s

“La valoración del pacto de investidura y legislatura que ayer firmaron el PSOE y Ciudadanos debe ir más allá de las cábalas sobre cuáles serán los apoyos que logrará en el Parlamento. El documento demuestra con contundencia hasta qué punto el líder socialista, Pedro Sánchez, ha sorteado la trampa hacia la que Podemos quería atraerle”. El acuerdo es “un programa de Gobierno ajeno a radicalismos, que no atenta contra las reformas fundamentales y sobre el que se puede sustentar un Gobierno estable; justo todo lo que siempre defiende el presidente Mariano Rajoy. Ahora, el líder del PP tiene la oportunidad de demostrar que está a la altura de sus palabras, apoyando el pacto, o absteniéndose para que sus protagonistas lo desarrollen”.

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar