Prisión sin fianza para Ernesto Colman y los otros tres responsables de Vitaldent

Ernesto Colman_Vitaldent_detenido en coche policial

El juez de instrucción número 2 de Majadahonda ha dictado prisión sin fianza para los cuatro principales implicados en el fraude de las clínicas Vitaldent: el fundador y propietario, Ernesto Colman – al que la Fiscalía acusa de ser el máximo responsable de la “organización criminal” -; el vicepresidente, Bartolomé Conte, Julio Nicolás Sisinni y Javier Arteaga, a los que acusa de delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, falsedad documental, estafa, apropiación indebida, delito contable y organización criminal. También ha dictado prisión sin fianza para Yolanda Copete y Óscar Arteaga, acusados de delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, falsedad documental y organización criminal.

La juez considera probado que el propietario, junto con los otros detenidos, habían diseñado un “complejo sistema defraudatorio hacia los franquiciadores, clientes y pacientes y la propia Hacienda” y la organización había generado una “ingente cantidad de dinero opaco procedente de una contabilidad B”, así como un sistema informático ad hoc para esta doble contabilidad. Según el auto de prisión, la cúpula de Vitaldent recibía cada año 17,2 millones de euros en “negro” de las 146 clínicas propias. Cada clínica tenía que pagar en efectivo a la matriz el 10% de la franquicia acordada y se ha detectado también facturación irregular de IVA.

Colman llegó a defraudar más de 120.000 euros a Hacienda en tres ejercicios. En 2013 y 2014 facturó hasta 456 millones de euros en Luxemburgo, a través de su conglomerado empresarial y consiguió que el fisco luxemburgués le devolviera 2,4 millones. Según señala EL ECONOMISTA, Colman logró que Hacienda devolviera a su firma patrimonial y cabecera de su entramado empresarial en España un total de 1,13 millones entre 2011 y 2013, “mientras vaciaba el negocio y se llevaba su patrimonio a Luxemburgo”.

En los registros efectuados, la policía se ha incautado de 1.200.000 euros en efectivo, así como numerosos relojes de lujo, 36 coches de alta gama y un avión valorado en un millón de euros.

Por su parte, la portavoz de Vitaldent, Ana Caspistegui, garantizó a todos los pacientes la continuidad de todos los tratamientos y que la actividad de las clínicas dentales “funciona perfectamente”, “al margen” del proceso judicial abierto contra la cúpula de la empresa. “Vamos a participar activamente con la Justicia en el esclarecimiento de los hechos”, aseguró.

Ayer la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) remitió cartas a varias Consejerías de Sanidad en las que pide que se investigue de oficio a las clínicas Vitaldent para garantizar que los clientes reciben su tratamiento o la devolución del dinero en caso de fallos en el servicio, así como para garantizar las condiciones en las que las clínicas prestan sus servicios.Pri

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar