La Guardia Civil ve alta peligrosidad en los delincuentes que secuestraron al empresario

En la tercera jornada de la vista oral de la causa contra los secuestradores del empresario maderero de Cambre, varios integrantes de la Guardia Civil que vivieron la liberación y el trato con los detenidos subrarayaron que los delincuentes son de alta peligrosidad.

Los testimos describieron en términos muy duros el trato sufrido por el empresario y la dependencia donde permaneció retenido, tanto por el frío que hacía como por las condiciones, más propias del refugio de un animal.

Vista oral empresario maderero Cambre_xuizo
La defensa en el juicio por el secuestro del empresario maderero del municipio coruñes de Cambre ofrecía una indemnización de 45 mil euros a la víctima, en tanto que la Fiscalía solicita 70.000. Fue la negociación previa y sin acuerdo, que dió lugar al inicio de la vista oral.

El fiscal pide para los ocho procesados penas de entre diez y trece años de reclusión por el secuestro con amenazas y en condiciones infrahumanas del empresario maderero.

Los detenidos permanecían en la cárcel desde hace dos años. Son dos hermanos, la novia de uno de ellos y los padres de ésta –los propietarios de la vivienda donde estuvo hacinado el rehén–, un vecino suyo y el hijo de uno de los dos mencionados hermanos –considerados los cabecillas–.

A estas siete personas detenidas el viernes se sumó después un octavo acusado, un hombre de 38 años, que fue apresado en la localidad coruñesa de Melide, por su implicación de forma directa con el secuestro.

SECUESTRO

El secuestro se produjo el 18 de enero de 2014 y fue denunciado por la esposa del rehén, un empresario del sector maderero de 41 años de edad, el día siguiente. Los captores pidieron a la familia un rescate de 70.000 euros y fijaron un plazo para efectuar el pago.

Sin embargo, agentes de la Guardia Civil localizaron el lugar en el que estaba retenido el secuestrado, un cobertizo anexo a una vivienda de la parroquia de Xar, en el municipio pontevedrés de Lalín.

La Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil entró en la propiedad y encontró encapuchado, maniatado y desorientado al empresario, que llevaba cinco días “en condiciones infrahumanas”.

Cinco de los arrestos se practicaron de madrugada en la vivienda de Lalín (Pontevedra) en la que se encontraba secuestrado el empresario, mientras que los otros tres se llevaron a cabo en Melide (A Coruña) –dos el viernes y uno el sábado–.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar