Pujol declara ante el juez que la fortuna familiar procede de una herencia

Former Catalan regional president Jordi Pujol (L) and his wife Marta Ferrusola (R) arrive to appear before a judge at the High Court in Madrid, Spain, February 10, 2016. REUTERS/Sergio Perez

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol declaró ayer ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, por el presunto blanqueo en relación a la fortuna que el clan familiar acumulaba en cuentas en Andorra. Pujol mantuvo su versión de que el dinero de esas cuentas procedía de la herencia de su padre, Florenci. El expresidente compareció acompañado por su mujer, Marta Ferrusola, también citada como imputada por blanqueo, que decidió acogerse a su derecho a no declarar. Tras prestar declaración, Pujol quedó en libertad sin medidas cautelares dada su avanzada edad.

Los diarios, que citan fuentes jurídicas, informan de que Pujol explicó que si bien sabía que su mujer tenía cuentas en Andorra, nunca la acompañó a una entidad bancaria en el Principado, además de recalcar que no tiene ni ha tenido cuentas en el extranjero. En este sentido, Pujol repitió la versión que ya dio en el juzgado de Barcelona y en el Parlamento catalán, en el sentido de que su padre, Florenci, que murió en 1980, dejó 140 millones de las antiguas pesetas a su nuera y sus nietos, no a él, para “proteger” a la familia en un momento político delicado, ya que el mismo año en que falleció, él accedió a la Presidencia de la Generalitat.

Posteriormente, según la versión sostenida por Pujol, ese dinero aumentó a 500 millones gracias a la labor de un gestor bancario, hasta que a principios de los 90 decidió que su primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, se hiciera cargo de la fortuna. En julio de 2014 decidió confesar públicamente la existencia de esa fortuna familiar en el extranjero por una cuestión “ética”, pero sin asumir responsabilidad en la elección del gestor de esos fondos, ni en la decisión de que finalmente se hiciera cargo de ello su primogénito.

Preguntado por los fiscales sobre si el dinero del legado procedía en realidad de una donación de 200 millones de pesetas de acciones de Banca Catalana a una fundación, operación que la Fiscalía considera sospechosa, Pujol respondió: “Rotundamente no”. El expresidente también negó que su familia actúe como una organización con un reparto de papeles, tras lo que dijo no saber nada del cobro de comisiones por parte de su hijo Jordi.

Jordi Pujol también intentó explicar por qué se atribuyó en un documento aportado a la Banca Roig de Andorra la titularidad de una cuenta con 2 millones de euros que, según el expresidente, era en realidad de su primogénito. Según su versión, redactó ese documento como favor a su hijo mayor, con el fin de ayudarle en el proceso de separación de su exmujer Mercè Gironés, algo de lo que dijo no sentirse orgulloso, al tiempo que dio a entender que su intención era prevenir que la exmujer de su hijo se quedara con el dinero.

Los diarios avanzan que hoy declara de forma voluntaria, como imputado en la causa, Jordi Pujol Ferrusola, por las supuestas comisiones que cobró de empresarios.

LA NOTICIA, EN LOS PERIÓDICOS

EL PAÍS titula: “Pujol niega que su fortuna proceda de Banca Catalana”. Según EL MUNDO, “Jordi Pujol no aporta al juez pruebas de que su fortuna provenga de una herencia”. ABC destaca que “Jordi Pujol alega que ocultó su herencia por ‘miedo’ y que se desvincula de su hijo mayor”. Para LA VANGUARDIA, “Pujol atribuye a su hijo Jordi todo el control sobre la fortuna familiar”. EL PERIÓDICO dice que “Pujol se distancia de los negocios de sus hijos”.

LA RAZÓN señala que “Pujol también se aferra en la Audiencia a una herencia sin pruebas”. CINCO DÍAS publica que “Pujol insiste en que su fortuna proviene de una herencia”. EL ECONOMISTA subraya que “Pujol dice que abrió la cuenta en Andorra para proteger el dinero familiar”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar