Matas admite que contrató a Urdangarin por ser miembro de la Familia Real

Jaume Matas_xuizo_vista oral.jpfg

El expresidente balear Jaume Matas aseguró ayer, durante su comparecencia en la cuarta jornada del juicio del caso Nóos, que se contrató a Iñaki Urdangarin porque al Gobierno balear “le interesaba estar a bien con él y con la Familia Real”. Matas calificó a Urdangarin como “facilitador, conseguidor o intermediario” al que se paga “un peaje o comisión” por sus servicios como relaciones públicas.

El expresidente balear admitió su culpa porque él tomó “la orden inicial que ha desembocado en estas actuaciones”, y recordó que ya ha puesto a disposición de la Audiencia Provincial la mitad del palacete que adquirió en 2006 en el centro de Palma para “restituir el daño económico” causado. No obstante, se desvinculó de la forma en que se habían ejecutado sus órdenes y culpó de las irregularidades a su director general de Deportes, José Luis PepoteBallester. “Era el que pagaba y el que podía pagar, era el que firmaba las actas. Estaba muy celoso de la competencia en el trato con Urdangarin y estaba loco por quedar bien con la Familia Real y conmigo”, relató.

Matas defendió la efectividad de los trabajos realizados por las empresas de Urdangarin ya que “tuvieron repercusión y fueron un éxito”, aunque insistió en que no se puede permitir que se pague un gasto “en el que no se había incurrido”. “Estábamos ante una entidad sin ánimo de lucro y dirigida por el señor Urdangarin, era impensable que pudiera suceder una cosa extraña”, añadió.

Asimismo, negó que el rey Juan Carlos le llamara para interceder en los negocios de su yerno, y dijo que sólo lo hizo para felicitarle por haber nombrado a Ballester como director general de Deportes.

Por su parte, el contable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro, admitió ante el tribunal que presentó facturas falsas por servicios inexistentes a la Generalitat Valenciana para justificar el proyecto de la candidatura a los Juegos Europeos. “Buscábamos todos los gastos que podíamos porque había que justificar muchísimo dinero”, dijo. Explicó que cuando la Generalitat reclamó justificantes del gasto realizado, el exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, le pidió que buscara “todas las facturas de proveedores” que tuvieran, independientemente de que trabajaran en ese proyecto o no.

Tejeiro dijo que Urdangarin y Torres fingieron la contratación de empleados para simular la actividad de las entidades que dirigían así como justificar y “ennegrecer” los ingresos que obtenía de forma irregular de las Administraciones. Asimismo, apuntó que Torres urdió una estructura fiduciaria en el extranjero con el objetivo de desviar los fondos obtenidos de forma irregular de las Administraciones públicas y ocultar a sus verdaderos beneficiarios, además de lograr tributar

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar