Una chirigota en Cádiz

Son espectaculares y de una gran belleza plástica las imágenes de las variadas formas de celebración y diversión en carnaval, la mayor fiesta del invierno, que Galicia vive intensamente en Verín, Xinzo de Limia, Laza, Viana do Bolo, el Ulla y en todas las ciudades, comarcas y aldeas.

Pero una vez en la vida hay que conocer otro carnaval fantástico, el andaluz, que tiene en Cádiz una de sus mejores manifestaciones. Durante muchos días, aquella ciudad “vive en la calle” y rebosa alegría y buen humor al ritmo que marcan las comparsas y sus famosas chirigotas, que gozan de una animada participación popular.

Una de las chirigotas más simpáticas y gamberras de este entroido fue la dedicada a parodiar el “caso Cheryshev”. Recordará el lector que en el mes de diciembre el equipo de fútbol de Cádiz jugó contra el Real Madrid en la Copa del Rey y salvó la eliminatoria por la alineación indebida del jugador Cheryshev que estaba sancionado con un partido de suspensión en ese torneo, un despiste que le costó al equipo madrileño la eliminación de la competición.

Este episodio futbolero fue aprovechado por la comparsa “Un país llamado Cádiz” para parodiar la mala gestión del club de la capital con una chirigota tan simpática y gamberra como respetuosa, sin hacer sangre del error del rival, como se deduce de la letra: “Un despiste futbolístico que casi parece cómico hace que un Cádiz pletórico se haya cargado al Madrid. En Madrid no daban crédito que de forma tan patética a su equipo de galácticos lo eliminen así…”.

Claro que el sentido del humor andaluz y gaditano no es exclusivo de los días de carnaval, sino que aparece cualquier día del año. Poco después de aquel partido de fútbol se reunió el Comité de Competición para juzgar la irregularidad cometida por el Real Madrid y, una vez conocido el fallo que eliminaba al equipo blanco, el periódico local “Diario de Cádiz” titulaba en sus páginas de deportes: “El Cádiz pasa la eliminatoria sin apuros”.

Un titular genial de los colegas gaditanos, un prodigio de ironía fina concentrada en siete palabras que expresan con elegancia el desastre organizativo y de control del que dicen es el mejor equipo del mundo, que también comete torpezas de principiante.

En todo caso, en Galicia o en Andalucía, de lo que se trata es de hacer un alto en el camino para, en palabras del alcalde Tierno Galván, divertirse según la natural inclinación de cada uno. Que falta nos hace con la que está cayendo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar