Jordi Pujol y su mujer, imputados por blanqueo de capìtales

Jordi Pujol Marta Ferrusola_apenados

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata decidió ayer citar para el 10 de febrero al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol i Soley y a su mujer, Marta Ferrusola, como imputados por un delito de blanqueo de capitales en la causa abierta contra su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, quien también ha sido citado para el día 11. El juez entiende que los miembros de la familia Pujol «han venido orquestando durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar distintos negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios establecidos para conseguir el lavado de los activos». En uno de los autos el juez apunta a la voluntad de Jordi Pujol Ferrusola de «canalizar capitales de presunto origen criminal» y subraya que en algunos casos los contratos obtenidos a cambio de servicios supuestamente inexistentes procedían de empresas y personas que contrataban con la Generalitat.

El magistrado considera que la familia actuaba como una organización para ocultar su fortuna y con ese fin existía «un acuerdo entre las partes para atribuir a Jordi Pujol Ferrusola el rol de gestor y distribuidor de los recursos entre los hermanos y la madre», para lo que contaron con «la apertura de cuentas corrientes sin finalidades comerciales o societarias», muchas de ellas en paraísos fiscales, y con la creación de «complejos entramados societarios en distintas jurisdicciones, manejados por testaferros, sin objeto social y actividad societaria aparente».

De la Mata sostiene que hubo vínculos y pautas «comunes» de comportamiento entre los miembros de la familia, así como la «asignación de roles» y el reparto de cantidades «multimillonarias» en función de los ingresos que recibían en cuentas bancarias «ocultas» en el extranjero, y cita el «particular sistema de rendición de cuentas» puesto en marcha por la familia «para controlar» esa distribución de fondos. Dicho sistema revela, según el juez, la existencia de «un patrón de comportamiento reiterado durante años que apuntan elementos básicos de una organización cuyos perfiles definitivos están aún bajo investigación».

El juez no otorga ningún crédito al comunicado emitido en julio de 2014 en el que el expresidente confesaba haber tenido una fortuna en el extranjero sin declarar y la atribuía a una herencia de su padre. De la Mata señala que el comunicado es «un mero relato sin contenido determinante», y recuerda que Pujol no ha aportado documentos que acrediten que los fondos eran un legado de su padre.

La defensa del expresidente de la Generalitat aseguró que el patrimonio familiar de su cliente no tiene «conexión» con un ejercicio «desviado o torcido» de la gestión pública, por lo que su incriminación por un presunto delito continuado de blanqueo de capitales carece de fundamento.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar