Bautista Álvarez propone «retirar el timón del BNG de manos de grumetes»

Bautista Álvarez   El histórico nacionalista y miembro fundador de la Unión do Povo Galego (UPG) Bautista Álvarez cree que el BNG cometió un error en las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre al prescindir de la designación de «Bloque» e integrarse en la candidatura NÓS-Candidatura Galega.

Lo hace en un artículo publicado con el título ‘Como combater as horas baixas’ –‘Cómo combatir las horas bajas’– en la publicación digital Terra e Tempo y recogido por Europa Press. Álvarez repasa cuáles son los pasos equivocados dados por el nacionalismo para el 20D en unos «apuntes» que, según explica, fueron escritos antes de los comicios.

Así, señala que si los resultados de las urnas hubiesen sido positivos para el BNG tendría que haber sometido sus interpretaciones «a un profundo reciclaje». «En caso contrario, habrá que retirar el timón de las manos de grumetes y ponerlo en las de expertos pilotos para que devuelvan el navío al puerto de salida», propone, cuando ya se conoce que NÓS no ha logrado representación en el Congreso.

El histórico nacionalista arranca su artículo con una reflexión sobre cuestiones publicitarias y la consolidación de las marcas. De hecho, apunta que «tanta importancia tiene la marca para el mercado, que el capital prefiere promocionar sus productos a través de ídolos ya popularizados en la pantalla».

«Figuras del deporte o de la canción. Recordemos las famosas piernas de Di Stefano vestidas con medias Panty. (…) Y sobre todo tiempo. Pues lo que es habitual en la actividad económica también sirve para el márketing político», esgrime, antes de resaltar que las marcas políticas con implantación en Galicia después de la Transición «se reducen a tres: PP, PSOE y BNG».

«A través de las distintas variantes del nombre, la organización nacionalista siempre se identificó en el pueblo como Bloque. El criterio de consagración del nombre fue el que prevaleció en la asamblea fundacional del BNG, en contra del parecer de los que pretendían legítimamente definirlo como Fronte. Sería arriesgado empezar con un nombre recién estrenado, sin madurar aún, para concurrir a unas elecciones generales ya convocadas», ha continuado.

A juicio de Álvarez, «algún atractivo debe de tener la palabra cuando fue un modelo en el que se inspiraron organizaciones políticas nacidas con posterioridad», por ejemplo en Portugal. Por ello, ya conocida la decisión del BNG de concurrir dentro de NÓS, remarca que «no se debe abandonar un nombre cuando no se cuenta con tiempo ni haberes para la consagración de otro alternativa».

«NO HAY MILITANCIA SUFICIENTE»

Álvarez constata su «sorpresa» por el hecho de que el nacionalismo «entre en el césped con segundo uniforme, lo que corresponde al equipo visitante». «Es como salir a la calle desnudo en una mañana de helada (…) Peor aún. Saltar de cabeza a la piscina después de vaciarla», ha comparado.

A continuación, ha recurrido a una anécdota personal y ha señalado que, vista la propaganda que para las generales se había «estampado en las paredes», le preguntó un amigo, «con fidelidad de voto», si a esta cita con las urnas no se presentaba el Bloque.

«Me costó convencerlo. La mentalidad de un labriego difícilmente interpreta los exquisitos saltos de cabriola de los funambulistas», ha remarcado, para concluir que «el nacionalismo no cuenta con militancia suficiente para explicar al electorado las innovaciones producidas en el cambio de equipo».

«A no ser que se convierta el mitin en una pasarela en la que van a desfilar los candidatos vestidos con el nuevo traje, y renuncien a desgranar el mensaje de los contenidos», ha apostillado.

«¿ES ASÍ COMO PENSAMOS LIBERAR LA PATRIA?»

A renglón seguido, se pregunta dónde están «las señas» que identifican políticamente al nacionalismo y se decide a entrar «en el meollo de la cuestión» para defender que «el derecho de autodeterminación nacional que proclama el nacionalismo tiene que ser la estrella alrededor de la que gira un complejo sistema planetario».

«El combate de la xenofobia, de la homofobia, del sexismo. Además de la defensa de los derechos que le corresponden al ser humano (…) Pero ninguno de los aspectos parciales puede opacar la luz del astro que nos debe alumbrar», advierte el histórico nacionalista, que también critica, aunque sin mencionar expresamente su contenido, el spot a favor de la diversidad sexual en el que el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, y uno de los candidatos de NÓS, Carlos Callón, se besaban.

«¿Es así como pensamos liberar la patria, empezando por otras particulares y legítimas liberaciones? No es éste el lugar para resolver el problema», advierte, para añadir que «los amores de cada quien y sus preferencias y particularidades deben reservarse para la intimidad de la alcoba». «Al elector le interesa más saber lo que va a comer y no con quién se va a acostar», añade.

«¡Quién les iba a los que rescataron el nacionalismo del ostracismo en el 64 que éste acabaría extraviándose en la encrucijada, tomando el ramal equivocado!», reflexiona, antes de preguntarse si «tendrá que bajar un nuevo Moisés desde el Pico Sacro para romper con las tablas del nacionalismo el becerro fabricado por los idólatras de la modernidad».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar