Los partidos expresan su condena unánime

La agresión a Mariano Rajoy provocó la condena unánime de la clase política, que la consideró «intolerable», al tiempo que le dirigió mensajes de apoyo, comenzando por el rey Felipe VI, quien le telefoneó personalmente para interesarse por su estado. Desde Madrid, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, agradeció las «innumerables» muestras de afecto y apoyo al jefe del Ejecutivo, al tiempo que confirmó que estaba bien.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, se mostró «indignado» con este ataque. «El respeto a quien no piensa como tú es indispensable en una sociedad civilizada», señaló. El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, lamentó la agresión e indicó que «la violencia nunca ha tenido cabida y nunca la tendrá en democracia». El ministro de Justicia, Rafael Catalá, abogó en Cuenca por repudiar las manifestaciones de violencia e intolerancia, que van, según dijo, «en contra de la convivencia y de los valores de la democracia». El ministro de Hacienda y Administraciones Púbicas, Cristóbal Montoro, pidió que «se rebaje el nivel de crispación y se eviten acusaciones y difamaciones».

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, dijo que «Galicia y España no quieren extremismos, agresividad ni violencia», porque son «respeto y libertad». También la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, transmitió todo su «apoyo y cariño» al candidato a la Presidencia del Gobierno.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, condenó la agresión al jefe del Ejecutivo, al que mostró su solidaridad. Posteriormente, el PSOE hizo público un comunicado en el que tildó el ataque de «absolutamente injustificable», además de considerarlo «puntual y aislado» dentro de una campaña electoral que «ha transcurrido por cauces de absoluta normalidad democrática».

La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, expresó su repulsa y rechazo por la agresión, indicando que «la violencia nunca está justificada». El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero condenó la agresión como si fuera «a nosotros mismos», al tiempo que ofreció a Rajoy «todo el apoyo y solidaridad».

Tras conocerse la agresión, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, mientras viajaba en autobús de Santander a Bilbao, dijo que «no hay justificación» para la agresión a Rajoy, a quien dio todo su apoyo y aseguró que para él es como si se lo hubieran hecho a él mismo, o a un compañero de su partido.

También el candidato de UPyD, Andrés Herzog, expresó su condena por la agresión a Rajoy en su cuenta de Twitter. «Nada puede justificar la violencia», dijo. También la hasta ahora portavoz del partido, Rosa Díez, manifestó su rechazo «más radical a la violencia ejercida» contra Rajoy, un acto para que no hay, según dijo, «ni explicación ni disculpa».

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, contactó por teléfono con el presidente del Gobierno para lamentar la agresión., algo que hizo también la formación a través de un mensaje en Twitter, en el que el partido señaló que en democracia «no hay cabida para la violencia», una expresión que también utilizó en un tuit su secretario Político, Íñigo Errejón.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, lamentó el ataque a Rajoy: «Condeno rotundamente cualquier agresión verbal o física a cualquier persona aunque ésta éste en las antípodas de cualquiera de nosotros». Por otro lado, el líder de ERC, Oriol Junqueras, condenó «cualquier forma de violencia, afecte a quien afecte».

El lehendakari, Íñigo Urkullu, trasladó su solidaridad al presidente del Gobierno en una entrada de su cuenta de Facebook, en la que rechazó el «todo vale contra» para desprestigiar a políticos y representantes institucionales.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar