El 20-D y el espacio del centro

La determinación del 20 de diciembre como fecha de las próximas elecciones generales ha provocado diferentes encuestas y sondeos acerca de las preferencias electorales del pueblo español. Según parece, existe una mayoría de personas que apuestan por políticas moderadas, centradas, que, al margen de las ideologías cerradas, apuesten por la mejora permanente e integral de las condiciones de vida de las personas. La corrupción, además, hace acto de presencia en las encuestas y castiga a los principales formaciones políticas beneficiando a los que todavía no han tocado o poder o lo acaban de hacer tras las elecciones locales y autonómicas.. Estas tendencias están motivando, quien lo podría imaginar, que algunas versiones radicales, meses atrás en progresión creciente, intenten ahora vestirse de piel de oveja, aunque según los sondeos sin mucho resultad

Ante tales circunstancias surge la cuestión, por enésima vez, del espacio del centro: del espacio de la sensibilidad social, del espacio del entendimiento, del espacio del pensamiento abierto, del espacio de la racionalidad, del espacio de la realidad. Del espacio en el que las políticas tienen como centro y raíz la dignidad del ser humano y sus derechos fundamentales, no los cálculos, tácticas o estrategias para conservar la posición a cómo de lugar.Pues bien, el espacio de centro se nos presenta como un espacio en el que los principios, fundamentalmente los del Estado social y democrático de Derecho: juridicidad, separación de los poderes, reconocimiento de los derechos fundamentales de la persona, solidaridad y participación, han de aplicarse permanentemente sobre la realidad. Principios y realidad son conceptos complementarios. Las teorizaciones de orden intervencionista o liberalizador expresadas como políticas generales y abstractas a aplicar, sin modulación alguna, por izquierda y derecha respectivamente, constituyen un buen ejemplo del ocaso en que hoy están sumidas las llamadas ideologías cerradas. Es más, hoy la gente lo que reclama son políticas humanas, políticas diseñadas pensando en la defensa, protección y promoción de los derechos fundamentales de las personas y a ellas dirigidas.

El pensamiento centrista es un pensamiento más complejo, más profundo, más rico en análisis, matizaciones, supuestos, aproximaciones a lo real. Por eso mismo el desarrollo de este discurso lleva a un enriquecimiento del discurso democrático. La apertura del pensamiento político a la realidad reclama un notorio esfuerzo de transmisión, de clarificación, de matización, de información, un esfuerzo que puede calificarse de auténtico ejercicio de pedagogía política que, por cuanto abre campos al pensamiento, los abre asimismo a la libertad. El reto no es pequeño cuando el contexto cultural en el que esa acción se enmarca es el de una sociedad de comunicación masiva.

Pues bien, lejos de presunciones simplistas, las políticas de centro se asientan en los principios expuestos, principios que se aplican sobre la realidad desde una mentalidad abierta, a partir de capacidad de entendimiento y teniendo presente una creciente sensibilidad social. Cuanto más generales y globales sean estos, más rotundo podrá ser aquel en sus propuestas y afirmaciones. Sólo minorías asociales podrían negar hoy la validez de principios universales referentes a los derechos humanos, a la justicia social o a la democracia en cuánto exigencia de participación política. Pero si para los principios más elevados se puede solicitar el consenso universal, impuesto por la misma realidad de las cosas, la concreción o aplicación de los principios a las situaciones concretas queda sujeta a márgenes de variación notables.

Por eso, es hora de retomar la lección del maestro Aristóteles cuando afirmaba que de la conducta humana es difícil hablar con precisión. Más que reglas fijas, el que actúa debe considerar lo que es oportuno en cada caso, como ocurre también con el piloto de un barco. La verdad, la dignidad del ser humano, no necesita cambiar, de hecho no cambia, pero la prudencia cambia constantemente, pues se refiere a lo conveniente en cada caso y para cada uno. Prudente es el que delibera bien y busca el mayor bien práctico. No delibera sólo sobre lo que es general, sino también sobre lo particular, porque la acción es siempre particular.

Pensar que mantener un criterio es mantener para siempre y en todo lugar una fórmula única de conducta es ingresar, salvo que se trate de la defensa de la dignidad del ser humano, a posiciones rígidas y reencontrarse con ese pensamiento dogmático que no admite matices, que desprecia a los que no comparten los mismos puntos de vista, y que estimula ese ambiente de prepotencia y altanería, tan actual, que exhiben tantos y tantas que aspiran al poder para presumir y mirar por encima del hombro a los demás.

Si bien los principios son las bases de la conducta, las circunstancias, cuándo se estudian y se trabaja sobre ellas, suelen aconsejar, en el marco del pensamiento plural, diferentes posibilidades que la prudencia será capaz de priorizar de acuerdo con la mejora de las condiciones integrales de vida de los ciudadanos.

Los principios, la prudencia, la realidad y las circunstancias, son conceptos que quien dispone del talento para el gobierno sabe conjugar de manera complementaria. Desde luego, más pragmatismo y menos principios es el camino al fracaso como la realidad acredita en este tiempo. Ahora que parece que una mayoría relevante de ciudadanos quiere políticas moderadas es momento de que las ofertas electorales se centren y se realicen contando con las personas. La experiencia de las últimas décadas nos enseña en qué sentido unos y otros fueron capaces de interpretar el espacio del centro.

Ahora, de cara al 20-D, veremos si se apuesta por políticas viejas, por políticas nuevas, por compromisos creíbles, o por políticas diseñadas y realizadas al servicio real de las personas. En pocas semanas saldremos de dudas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar