La reforma de la Constitución centra los actos de celebración de su 37 aniversario

Congreso dos Deputados_37 aniversario da Constitución

Con la presencia de los representantes de las principales instituciones del Estado, ayer se celebró en el Congreso de los Diputados el 37 aniversario de la Constitución española. Por primera vez, el aniversario de la Carta Magna coincidió con un proceso electoral en marcha, por lo que en la celebración se dieron cita todos los líderes políticos que aspiran a ganar las elecciones. Debido a ello, según subrayan todos los diarios, los candidatos a la presidencia del Gobierno anticiparon un debate que se abordará con toda seguridad en la próxima legislatura: la reforma de la Ley Fundamental. La mayoría de los partidos políticos que concurren a las elecciones del 20-D están a favor de acometer la reforma, salvo el PP, que, no obstante, escuchará las propuestas que tengan que hacer el resto de los partidos.

La inminencia de un proceso de reforma constitucional también estuvo presente en el discurso institucional del presidente del Congreso, Jesús Posada, quien en su último acto oficial en el cargo pidió consenso y diálogo para abordar las reformas en la siguiente legislatura. «Un diálogo que, por supuesto, ha de ser siempre respetuoso con el imperio de la ley y conforme a la Constitución, que solo puede ser reformada por los procedimientos que ella misma establece», advirtió.

 

RAJOY: LA REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN NO ES PRIORITARIA

 

El presidente del Gobierno insistió en que la reforma de la Constitución planteada por todos los partidos políticos a excepción del PP, «no es una prioridad». No obstante, Rajoy volvió a mostrarse abierto a considerar las «propuestas concretas» que en este sentido haga cada formación política. «Si alguien quiere hacer un planteamiento de reforma me comprometo a considerarlo», pero, en su opinión, «las prioridades en España deben ser crear empleo, defender las pensiones y los servicios públicos y garantizar la unidad de la nación». Rajoy mantiene como condiciones imprescindibles para acometer una revisión de la Carta Magna, que haya concreción respecto a los aspectos a reformar, que en ningún caso podrían ser los que fundamentan el texto de la del 78, y que haya un consenso básico respecto a los cambios necesarios. Ahora, en su opinión, «no se da ni una cosa ni la otra».

 

PSOE, CIUDADANOS Y PODEMOS, POR LA REFORMA

 

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, que se mostró orgulloso de la actual Constitución, defendió no obstante la modificación constitucional profunda que lleva en su programa, que supone «actualizar la Constitución, ponerla al día y a la hora de la España del siglo XXI» para «garantizar una España unida, territorialmente, en derechos, en libertades y en oportunidades». Su enfoque hacia una España federal constituye uno de los ejes centrales de la reforma que propugnan lo socialistas.

Albert Rivera y Pablo Iglesias, al igual que Sánchez, mostraron su voluntad de promover la creación de una ponencia de reforma constitucional en el Congreso. El líder de Ciudadanos defendió su propuesta de reforma constitucional, que busca la regeneración democrática y el encaje de Cataluña en España, con la expresión, «Viva la Constitución, visca la Constitució». Pablo Iglesias, por su parte, resumió con un «Gracias, 1978. Hola, 2016» su visión sobre este asunto. «Los cambios que ya son una realidad en la sociedad se tienen que plasmar en una nueva Constitución», explicó. La propuesta de Podemos incluye también medidas de regeneración, de cambio institucional y de reforma del modelo territorial, para incluir el derecho a decidir.

Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida, que acudió al Congreso pero no participó en el acto oficial, explicó ante la prensa su propuesta de tener una Constitución completamente nueva para 2018 Andrés Herzog, cabeza de lista de UPyD, defendió igualmente la reforma constitucional.

Al acto no acudieron representantes de los partidos nacionalistas, ni los presidentes de Cataluña y el País Vasco. Asistieron siete presidentes autonómicos: los socialistas Susana Díaz (Andalucía), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) y Guillermo Fernández Vara (Extremadura); los populares Alberto Núñez Feijóo (Galicia), Cristina Cifuentes (Madrid), Pedro Antonio Sánchez (Murcia), y el nacionalista canario Fernando Clavijo.

 

RECHAZO DE LA CONSTITUCIÓN POR LOS NACIONALISTAS

 

Fuera del Congreso de los Diputados, pero coincidiendo con el Día de la Constitución, Francesc Homs, el candidato de CDC en los comicios del 20-D, destacó que su partido solo se sentaría en una comisión constitucional para pedir la independencia de Cataluña. «Participaremos en todos los foros en los que tengamos posibilidad de participar para defender el Estado propio. No estamos por la reforma de la Constitución», concluyó, antes de tachar de «cínicos» a los que defienden una renovación de la actual Constitución. ERC fue más explícita: sus candidatos rompieron carteles con diferentes artículos de la Constitución y cargaron contra el texto legal. El candidato Gabriel Rufián la tildó de «fascista», mientras que el número dos, Joan Tardà, aseguró que es una «argolla» para los catalanes. El exdiputado republicano lamentó que la Constitución haya consagrado la Monarquía, «con un Rey (Juan Carlos) cómplice de los asesinatos de la dictadura». En parecidos términos se manifestaron portavoces de HB-Bildu, tras una concentración de rechazo a la Constitución celebrada en Bilbao.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar