Agrede a su expareja en A Coruña y se tira por la ventana

Un hombre de 57 años de edad ha fallecido la pasada noche tras tirarse por la ventana después de agredir a su expareja, de la que tenía orden de alejamiento, en la vivienda en la que ésta cuidaba a una persona mayor en A Coruña.

Los hechos sucedieron en un edificio en la Avenida de los Caídos, en la ciudad herculina.

El presunto agresor llegó a la vivienda en la que la mujer cuidaba a un hombre de edad avanzada al que preguntó si ella trabaja ahí y le mostró una fotografía para identificarla.

Tras decirle que sí, el agresor amordazó al hombre para que no alertase a la mujer. Cuando ésta llegó al piso, forcejearon y ella se intentó defender, según han señalado las mismas fuentes.

Cuando los agentes de la Policía Nacional llegaron al domicilio donde sucedieron los hechos vieron que el hombre se tiraba por la ventana del cuarto piso, tras lo que falleció.

La mujer herida, de unos 55 años de edad, fue evacuada al Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac) debido a las lesiones sufridas.

La Policía Nacional investiga un supuesto caso de violencia de género. El presunto agresor tenía una orden de alejamiento de la mujer.

 

DELEGADO DEL GOBIERNO

 

La mujer agredida por su expareja en A Coruña se encuentra «fuera de peligro» tras sufrir «un corte superficial» en el cuello, según ha confirmado el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, a los periodistas.

Mientras, tras ratificar que sobre el agresor, que se suicidó tirándose por la ventana, pesaba una orden de alejamiento, ha negado la existencia de «fallos» en el mecanismo existente en estos casos. «Los mecanismos de respuesta funcionaron», ha destacado.

«No falló nada», ha recalcado Villanueva, quien ha subrayado que la Policía se desplazó «pronto» al lugar donde se produjeron los hechos, pero que cuando se encontraban en el lugar el agresor ya se había suicidado al tirarse por la ventana.

Con todo, el delegado del Gobierno en Galicia ha hecho un llamamiento a la sociedad y a las víctimas para que denuncien con el objetivo de que «se puedan evitar nuevas agresiones», ha apostillado.

En cuanto al estado de la mujer, de 55 años, ha dicho que, en principio, parecían «lesiones más graves» por la existencia de «un corte en el cuello». Sin embargo, ha añadido que su vida «no corre peligro» y que el corte fue «superficial».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar