La unanimidad del Constitucional suspende el amago independentista

Tribunal Constitucional

El Tribunal Constitucional anuló ayer por unanimidad la resolución independentista que el Parlamento catalán aprobó el pasado 9 de noviembre con los votos de Junts pel Sí y la CUP. La sentencia, que no contiene apercibimiento ni advertencia alguna a los firmantes de la resolución, considera que el texto acordado vulnera varios preceptos de la Constitución. En concreto, aquellos que aluden a la unidad del sujeto soberano, al sometimiento a la Constitución de los poderes públicos y a la reforma de la propia Carta Magna. «La Cámara autonómica no puede erigirse en fuente de legitimidad jurídica y política, hasta arrogarse la potestad de vulnerar el orden constitucional que sustenta su propia autoridad», advierte el Constitucional.

Los magistrados sostienen que la resolución pretendía ser el «acto fundacional» del proceso de creación de un Estado independiente, lo que colisiona con uno de los preceptos fundamentales de la Constitución: la soberanía reside en el pueblo español. El Parlament, subraya el Tribunal, no tiene la «legitimidad» que se atribuye para desvincularse unilateralmente de España y constituir un Estado. Los jueces recuerdan que no hay legitimidad alguna al margen de la Carta Magna, y señalan que todo es revisable, pero en el marco de una reforma constitucional.

El Constitucional subraya que «en el Estado Social y Democrático de Derecho configurado por la Constitución de 1978 no cabe contraponer legitimidad y legalidad constitucional en detrimento de la segunda», porque «la legitimidad de una actuación o política del poder político consiste básicamente en su conformidad a la Constitución» y a las leyes. Asimismo, los magistrados recuerdan que la soberanía de la nación conlleva necesariamente su unidad, como proclama el artículo 2 de la Constitución.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar