¿Eclipse de independentismo?

Los atentados de París y el ambiente político desencadenado en todo el mundo eclipsaron cualquier otra cosa, de modo que el proceso independentista catalán, el gran protagonista durante los últimos meses en España, también se vio apagado mediáticamente. ¿También políticamente? No tanto.

Cuando menos hay dos novedades. La primera es que la lejanía de los focos podría facilitar el proceso de negociación sobre la investidura de Artur Mas, que si bien sigue en el aire da pie a que se aproximen las posiciones entre Junts pel Sí y las CUP. La segunda novedad indica que el propio transcurso del tiempo, camino del 20-D, aflora la necesidad de mover fichas en la política catalana, a riesgo de que las muevan los electores en las urnas.

Mientras, desde Madrid se aprietan las tuercas. El Gobierno del PP vigila las aplicaciones del gasto de la Generalitat, el entramado constitucional sigue atento a cualquier movimiento independentista y ciertos medios de comunicación destacan los riesgos electorales del independentismo, con la mirada puesta en Convergència, que acudirá a las urnas bajo la marca Democràcia i Llibertat, ya sin el paraguas de Junts pel Sí.

¿Aporta algo ahora la decisión del Consejo de Ministros de condicionar el pago del Fondo de Liquidez Autonómico al cumplimiento de la ley por parte del Govern de Artur Mas? ¿Suma Mariano Rajoy cuando redobla la advertencia a Mas y dice en precampaña que si se dan más pasos en la mala dirección se van a poner más difíciles las cosas? ¿Restará votos al independentismo que desde Madrid se proclame que van a subir los partidos constitucionalistas?

Aunque sea verdad que el independentismo tiene dificultades, algunas evidentes, está por ver que la mejor salida para todos sea aprovechar esa pretendida debilidad. Anteriores experiencias políticas aconsejan más bien lo contrario, y quienes lo duden sólo tienen que ver los resultados de ERC en tiempos de Aznar o el auge del independentismo en la era Rajoy. Más seguro parece ser que el frío de invierno llega a Cataluña…

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar