UGT y CCOO consideran que los presupuestos son «electoralistas»

Rolda de prensa UGT

   Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras han criticado este lunes los presupuestos de la Xunta para el año 2016, indicando que se trata de unas cuentas «electoralistas» e «hipotecadas por la deuda» que dejan de lado cuestiones «clave» como la protección social o la creación de empleo.

Así lo han asegurado la secretaria de Empleo e Institucional de Comisiones Obreras de Galicia, Maika Bouza; y el responsable de Política Sindical, Relaciones Laborales y Formación de UGT-Galicia, José Domingo Barros, que han comparecido en rueda de prensa para analizar las cuentas de la Xunta para el próximo año.

Entre otras cuestiones, Maika Bouza ha asegurado que los presupuestos de la Administración gallega son «electoralistas», dado que parten de una previsión de ingresos «irreal» y contemplan una «rebaja fiscal que la gente no va a percibir en 2016», sino cuando haga la declaración de la renta correspondiente a ese año, en 2017.

El incremento previsto en los ingresos obedece a una «trampa», la liquidación favorable del sistema de financiación del ejercicio 2014, que aportará 363,2 millones de euros. Viendo estas cifras, Maika Bouza ha denunciado que la Xunta «intencionadamente» en el 2014 «hizo una previsión de ingresos mucho menor de lo que sabía que iba a tener», con el objetivo de computarlo en años posteriores, aunque esto implicó en 2014 «hacer un gasto menor» y «paralizar» la economía gallega.

Por otra parte, la representante de CC.OO. ha criticado que los ingresos fiscales provengan en una parte importante de la «imposición directa», que «grava por igual a las personas independientemente de su renta»; y la rebaja fiscal incluida, que supondrá una pérdida de recaudación estimada de más de 140 millones de euros.

El gasto no financiero de la Xunta para 2016 será de más de 8.800 millones de euros, ha destacado Bouza, quien, no obstante, ha recordado que suponen 2.622 millones menos que en el año 2009, lo que supone que desde que gobierno Núñez Feijóo este parámetro ha caído un 23 por ciento.

FALTA APUESTA POR EL EMPLEO

Por otra parte, Maika Bouza ha criticado que este proyecto de presupuestos dejen de lado la creación de empleo y se opte por «la resignación».

En este sentido, ha recordado que cuando Feijóo llegó a la presidencia de la Xunta, la tasa de paro era del 12,4 por ciento, y que las previsiones del Gobierno «se conforman con alcanzar» una tasa del 18,3 por ciento, «renunciando de manera explícita a crear empleo».

«En el mejor de los casos», según estas previsiones, en dos años se crearían en Galicia unos 25.000 empleos, ha explicado la sindicalista, «poco más del 20 por ciento de los perdidos» desde 2009.

Además, los sindicatos han criticado la falta de medidas para «luchar contra la precariedad» o por la mejora de los servicios públicos de empleo.

A pesar del incremento en las personas desempleadas, UGT y CC.OO. han criticado que el presupuesto para políticas activas de empleo «es inferior en un 50 por ciento» al de 2009. «El incremento de un 8,7 por ciento en la promoción del empleo no es suficiente, no evita que estos recursos supongan un inalterable 2 por ciento del total del presupuesto desde el año pasado», ha criticado Bouza.

PROTECCIÓN SOCIAL

Otro campo que han criticado ambos sindicatos ha sido el «abandono» del gasto social, donde «los recursos no llegan para paliar los recortes que Feijóo le ha ido aplicando al estado del bienestar», en ámbitos como la sanidad, la educación o las prestaciones sociales.

En el ámbito de la educación, ha lamentado Maika Bouza, los presupuestos «no permitirán resolver problemas como el de los comedores, la falta de la especialización de los profesores, los libros de texto o la FP»; mientras que los recursos destinados a financiar el sistema sanitario «crecen sólo un 2,9 por ciento».

Maika Bouza ha recordado que en este documento hay «partidas que crecen, como la Risga o la de atención a la dependencia», aunque en unos parámetros que no son «suficientes para suplir los recortes de años anteriores». En el primer caso, la sindicalista ha denunciado que crecen las partidas pero «no se resuelven las solicitudes».

Bouza ha apuntado que Galicia tiene «cada vez una bolsa mayor de personas sin recursos», entre las que están los 30.000 hogares gallegos en los que no entra ningún ingreso. «Si se atendiesen todas las solicitudes, no llegaría el presupuesto», ha criticado.

En el caso de la ayuda a la dependencia, Bouza ha señalado que crecen los recursos, pero se recortan apartados como los fondos destinados a libranzas del cuidador.

INVERSIÓN

En el capítulo de las inversiones, Domingo Barros ha destacado que las operaciones de capital crecen en estos presupuestos en 173,3 millones de euros, un 13,9 por ciento. Sin embargo, ha destacado que la cifra global supone 1.290,4 millones de euros menos que en 2009, una reducción del 47,8 por ciento.

Desde 2009, ha destacado, el total del gasto no financiero cayó en 2.622,2 millones de euros, el 49 por ciento de la caída en inversión, lo que demuestra que la economía «se estrangula en Galicia» y se «limita el crecimiento».

Domingo Barros ha criticado, entre otras cosas, que para «crear empleo de calidad» en la Comunidad, «no se puede dedicar un ridículo 1,3 por ciento del presupuesto a I+D+i» y ha pedido más inversión en investigación, innovación o infraestructuras del medio rural.

HIPOTECADOS POR LA DEUDA

El representante de UGT ha criticado que, desde la llegada de Núñez Feijóo a la Xunta la deuda se haya «disparado». En este sentido, ha apuntado, la deuda pública gallega era en 2009 de poco menos de 4.000 millones de euros, mientras que en el segundo trimestre de 2015 se situaba ya en los 10.210 millones de euros.

La consecuencia de este «fortísimo incremento de la deuda es su elevado coste», explican los sindicatos, que critican que este parámetro consuma «cada vez más recursos». En 2016, indican, se llevará el 16 por ciento del presupuesto.

Finalmente, Domingo Barros ha criticado que los empleados públicos seguirán en 2016 «perdiendo poder adquisitivo», ya que «se prorrogan otra vez los recortes en las pagas extras». La subida de un 1 por ciento de sus retribuciones «no compensa ni de lejos el recorte de casi un 20 por ciento que sufrieron sus salarios desde 2010», ha denunciado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar