La patronal gallega afronta una semana clave para la salida de Alvariño

 

Manuel Fernández Alvariño_VCAL

La patronal gallega afronta una semana clave a partir de este martes 24 de noviembre, fecha en la cual el presidente de la CEG, José Manuel Fernández Alvariño, mantiene convocados un comité ejecutivo y una junta directiva, donde pretende aprobar el calendario de elecciones para su celebración el próximo 15 de enero.

En el aire está la asamblea general del viernes 27, para la cual el sector crítico con la gestión de Alvariño, compuesto por tres de las cuatro confederaciones provinciales –excluida Pontevedra– y la gran mayoría de las sectoriales, presentó 121 firmas, cifra que supera holgadamente el tercio del censo de las 201 personas que componen este órgano –requerido por los estatutos para su convocatoria–.

El conflicto en el seno de la CEG está enquistado después de más de año y medio de bloqueo a las cuentas de 2014, que los críticos atribuyen al rechazo a operaciones y contratos que vinculan con allegados a Alvariño y este interpreta como un «obstruccionismo claro» por parte de determinadas personas.

Ante este escenario, y después de varias reuniones fallidas de los órganos de dirección, el presidente de la patronal gallega, al que todavía restarían dos años de mandato, decidió el pasado 30 de noviembre llamar a las urnas.

De forma paralela, y molestos con la anulación de una junta directiva según ellos «por sorpresa» y sin previo aviso, los críticos hicieron público un comunicado en el que pusieron como requisito para la vuelta a la normalidad en la CEG la salida de Alvariño de la presidencia, algo para lo que juntaron rúbricas, con el principal propósito de rebocarlo.

«NO QUIERE DIMITIR»

Desde este sector, según fuentes consultadas por Europa Press, algunos temen que «este hombre lo que quiere es no dimitir, por orgullo», por lo que creen que, junto a Javier Garrido (Aproín, la asociación de promotores inmobiliarios de la provincia de Pontevedra) y Jorge Cebreiros (presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra), se encuentra ahora analizando si volver a presentarse a los comicios o si buscar «un candidato afín».

Sin embargo, otra parte de los críticos entiende que «es posible» que el martes anuncie su intención de dejar vacante el puesto de presidente, una vez convocadas las elecciones, con lo cual quedaría al frente una junta compuesta por los vicepresidentes (los cuatro presidentes de las provinciales, de los que tres –A Coruña, Ourense y Lugo– son contrarios a la dirección de Alvariño).

ASISTIRÁN A LAS REUNIONES

Por parte de la CEC, el expresidente de la CEG, Antonio Fontenla, rival histórico de Alvariño, ha confirmado que «en principio va a ir» a las citas del martes, según señalaron fuentes de los empresarios coruñeses. Tanto él como el presidente de Anfaco, Juan Manuel Vieites, se han autodescartado como candidatos.

Igualmente, Jaime López, secretario general de la Confederación de Empresarios de Lugo (CEL), ha ratificado que piensa asistir, con el propósito de enterarse «de qué propone» el presidente, después de saber de la voluntad de convocar comicios «por los medios de comunicación».

López, en declaraciones a Europa Press, ha afirmado que, en caso de dejar vacante la presidencia Alvariño el martes, «carecería de sentido» que se celebrase la asamblea general el viernes.

Sin embargo, Enrique Mallón, de Asime (asociación de industriales metalúrgicos de Galicia), ha afirmado que «probablemente se irá igual» a esa asamblea, al mostrar su disconformidad con que Alvariño esté «incumpliendo los estatutos». «Cualquier presidente del mundo al que le presenten todas las firmas necesarias para celebrar una reunión, la convocaría», subraya.

Por parte de Ourense, José Manuel Pérez Canal dio un paso al frente hace días al dimitir como presidente de la comisión de economía, que Alvariño había creado, precisamente, para tratar de sacar adelante las cuentas del pasado año.

COMITÉ EJECUTIVO Y JUNTA DIRECTIVA

El comité ejecutivo es un órgano permanente de gobierno de la CEG y se encarga de la dirección de las actividades de la organización y de velar por el funcionamiento eficaz de los servicios que se ofrecen a la comunidad empresarial.

Son miembros del comité el presidente, los vicepresidentes, dos vocales propuestos por cada confederación provincial de entre los miembros de la junta directiva y otros tantos designados por la presidencia.

Mientras, la junta directiva es el órgano colegiado de normal gobierno, gestión, administración y dirección de la CEG. Entre otras funciones, son de su competencia la elaboración de los presupuestos, acordar la constitución de comisiones temporales de trabajo y proponer a la asamblea la constitución de comisiones especializadas de carácter permanente.

Según establecen los estatutos de la organización empresarial, son miembros integrantes de la junta el presidente de la CEG, los expresidentes, los presidentes de las confederaciones provinciales y vocales representantes de las organizaciones integradas en la patronal.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar