Agentes de aduanas confirman el transporte de 3 toneladas de cocaína en el «Riptide»

Riptide_2

   Agentes que participaron en las vigilancias a miembros de la operación de tráfico de drogas del buque ‘Riptide’, interceptado en mayo de 2013 en las Rías Baixas con casi tres toneladas de cocaína en su interior, han ratificado la participación de los tres presuntos jefes de la trama tanto en reuniones como en llamadas telefónicas.

La cuarta sesión por estos hechos se ha celebrado este jueves en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, donde varios agentes han declarado que en el transcurso de las vigilancias pudieron ver juntos a los tres supuestos cabecillas de la trama, Juan Marcos V.F., Antonio C.M., y José Luis V.M.

Así, han indicado que el 22 de mayo, día que se considera clave para la investigación, hicieron seguimientos de varios de los acusados en Moaña, Nigrán, Vigo y A Guarda, y así descubrieron que José Manuel R.C. y Jesús I.C. se reunieron con Nelson B.C. y Luis Miguel I.V.

Xuizo Riptide_transporte droga

Además, han señalado que más tarde ese mismo día siguieron a los acusados hasta A Guarda, donde mantuvieron una reunión José Manuel R.C. y el supuesto jefe Juan Marcos V.F., quien después fue a hacer una llamada desde una cabina. Mientras Juan Marcos se reunía y llamaba, han confirmado los agentes, los otros dos supuestos líderes, Antonio C.M. y José Luis V.M., realizaban labores de contravigilancia.

Durante las declaraciones realizadas en el transcurso el juicio, Juan Marcos V.F. reconoció los hechos y admitió haber llegado a un acuerdo con Fiscalía con el «compromiso de decir la verdad», mientras que los otros dos supuestos cabecillas, Antonio C.M. y José Luis V.M., desmintieron lo dicho por Juan Marcos V.F. y negaron su participación.

Asimismo, de los 18 acusados en esta causa, el capitán y los cuatro tripulantes del ‘Riptide’, los tres miembros  del velero ‘Pixapo’ –que presuntamente iba a ir a buscar la droga– y otras tres personas admitieron también su participación en los hechos. Los demás acusados negaron todos o parte de los hechos de los que se les acusa.

TEMOR POR SU VIDA

Uno de los agentes que participó en las vigilancias y en la detención de Juan Marcos V.F. ha asegurado este jueves que, en el momento del arresto, el supuesto cabecilla afirmó que temía por su vida y le dijo que «menos mal que le habían detenido, que le iban a pegar dos tiros porque llevaba mucho tiempo jugando».

Otro agente había aseverado en la sesión de este miércoles que otro de los acusados, José Manuel R.C., cuando fue arrestado también dio muestras de temer por su vida y manifestó sentirse aliviado por su detención.

ANTECEDENTES

Los detenidos son acusados de delitos contra la salud pública por sustancias que causan grave daño a la salud, concurriendo el subtipo superagravado de extraordinaria gravedad por la cantidad de la droga y la utilización de embarcaciones, delito de coordinación y dirección de organización criminal o de integración en organización criminal y delito de tenencia ilícita de arma corta.

La Fiscalía mantiene que cada uno de los procesados desempeñaban distintas funciones y ocupaban diferentes posiciones en el organigrama de la trama y por ello les acusa de delitos por los que se enfrentan a distintas penas, que oscilan entre 17 años y 3 meses de prisión y 21 años y tres meses, además pide dos multas de 800 millones de euros para cada uno.

Según el escrito de Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, en 2013 los tres varones acusados de ser los jefes de la trama, negociaron con una organización sudamericana la compra de cocaína, que tendrían que trasladar hasta un punto del Océano Atlántico para trasvasar a al velero ‘Pixapo’ –que al averiarse les obligó a buscar otro barco– para su entrada por Galicia.

Así las cosas, el dispositivo policial en el marco de esta operación contra el narcotráfico se desplegó sobre las 2,45 horas del 29 de mayo de 2013, cuando el buque de operaciones ‘Petrel’ de Vigilancia Aduanera procedió a interceptar y abordar al ‘Riptide’.

A bordo fueron hallados 113 fardos con un total de 2.954,204 kilos de cocaína, que la organización criminal supuestamente había adquirido y pretendía introducir en España, donde en el mercado ilícito hubiera podido alcanzar el valor de casi 300 millones de euros –295.058.721,02 euros–.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar